Un comentario en «No olvidar a Deming»

  1. Lo cierto es que Deming fue mi puerta de entrada en la Calidad, y todos los demás se subsumieron en lo que había aprendido de él. Lo malo de Deming es que escribía de forma un poco confusa, no tenía el arte de la escritura o sus traductores al español no le han hecho un buen trabajo. Lo cierto es que es un gran autor, poco leído, porque entre otras cosas, resulta un poco plomizo. Pero los fundamentos son los fundamentos, y esos son unos fundamentos humanos, grupales y positivos, en mi forma de ver.

Responder a roberto carballo Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *