Joseph Stiglitz, profesor de la Universidad de Columbia, explica muy claramente por qué es inadecuado el plan Obama para rescatar la deuda, y aprecia que los únicos que van a ganar son bancos y accionistas, y el que va a pagar es el contribuyente. Lo explica en un artículo muy clarito en Sinpermiso “El sucedáneo de capitalismo aplicado por Obama”. Reproduzco la parte final del artículo.

Lo que la administración Obama está haciendo es harto peor que la nacionalización: es un sucedáneo de capitalismo, privatización de ganancias y socialización de pérdidas. Una “sociedad” en la que un socio roba al otro. Y esas asociaciones –con el sector privado en posición de control— generan unos incentivos perversos, peores aún que los que nos llevaron a este lío.

Así pues, ¿qué atractivo tienen propuestas como ésa? Tal vez sea el tipo de mecanismo à la Rube Goldberg, tan apreciado en Wall Street: artero, complicado y no transparente, susceptible de facilitar enormes transferencias de riqueza a los mercados financieros. Por lo pronto, le ha permitido al gobierno evitarse una nueva comparecencia ante el Congreso para pedir el dinero que se necesita para estabilizar nuestros bancos, y le ha permitido sortear la nacionalización.

Pero ya estamos sufriendo las primeras consecuencias con una crisis de confianza. Cuando se hagan evidentes los elevados costes del plan de la administración, la erosión de la confianza será todavía mayor. Y entonces, la tarea de recrear un sector financiero dinámico y resucitar la economía será todavía más ardua.

Entradas relacionadas

2 comentarios en «Stiglitz, of course»

  1. Vaya, pues con el tema del HOPE y todo lo emocional que acompaña la campaña de Obama me había embobado. ¿Por qué no dedicarán en televisión abierta en hora punta almenos uno de los argumentos que da el premio novel en Economía para hacer pensar más a la sociedad? TVE1,TVE2, las privadas o autonómicas no encuentro ninguna que no haga disfunción narcotizadora: Expresión acuñada por Lazarsfeld y Merton; significa que todos los MCM siguen la política de difundir cierta información pero cierta otra no. Es una expresión que da que pensar.

  2. Ya ves como son las cosas …. es que el pensamiento único se implanta y hay que diversificar las fuentes. Hasta que llegas a la “marginalidad” no empiezas a contrastar fuentes. Es broma …. pero es cierto. La información, en mi opinión, siempre está impregnada de ideología, y algunas pueden ser no sólo alienantes, sino fuertemente disturbadoras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *