No soy consciente …..

Me queda tanto por aprender ….. me queda tanto por tolerar …. me queda tanto por conocer ….. me queda tanto ……..

Ser consciente es sólo un horizonte y por tanto, inalcanzable …. la consciencia nos reduce los miedos …. nos reduce nuestra necesidad de sustituir realidades por magias, supersticiones o religiones ….. nos hace más nosotros mismos ….. pero es un camino inacabable ….. Es un camino para la humanidad, como continuidad, por eso es tan importante que dejemos una buena herencia, sobre todo humana, a nuestros descendientes, y que les enseñemos a saber mejorarla, complementarla, continuarla ……

En la práctica, somos conscientes de lo que hemos vivido, y aún así olvidamos muchas de las cosas que hemos vivido, pero la principal fuente de nuestra consciencia es nuestra propia experiencia. Cuando una mujer deja de ser hija para ser madre, empieza a comprender a la madre, y empieza a comprender también lo que puede hacer como ella y lo que puede hacer mejor que ella. La vida es la escuela, y no se puede pretender enseñar sólo profesando o haciendo “fervorines”, sino permitiendo vivir y orientando en el vivir. Ser consciente es parte de nuestro proyecto como seres humanos. Pero es una parte importantísima. Ser consciente no siempre es saber, sino aprender a saber, aprender a aprender, desarrollar métodos que nos permitan analizar por nuestra cuenta, y mejor si lo compartimos con otros, porque el otro es quién puede ayudarnos a mejorar nuestras consciencias.

Un horizonte es algo necesario, lo necesitamos para vivir. La gente cuando sabe adonde quiere ir o sabe el sentido de la vida que está viviendo …. es diferente, es más persona, es más, puede ser más. Sino el viento nos arrastrará adonde quiera …. y aunque es bueno dejar que el viento alivie nuestras tensiones y limpie nuestras cabezas, no lo es tanto que acabe arrastrándonos caprichosamente adonde quiera. Es mejor saber el sentido de mi vida, lo que quiero hacer, lo que me gustaría, porque eso es el principio de buscar conscientemente tu propia vida, y en ella siempre están los demás. El hombre es un animal social, sin los demás no es demasiado. Por eso, buscamos la consciencia, aunque nunca lleguemos a conocernos realmente a nosotros mismos, pero es secundario llegar, si queremos llegar y lo intentamos. La consciencia nunca es absoluta, sino relativa, pero cuanta más mejor.

Entradas relacionadas

5 comentarios en «No soy consciente …..»

  1. La búsqueda de la consciencia qué camino tan complicado y lleno de obstáculos… Los humanos nos guiamos muchas veces por instintos, como los animales, ya que venimos de los homínidos; pero al tiempo somos el único animal que tropieza dos veces sobre la misma piedra, ¿será por la insconciencia que guía muchos de nuestros actos?
    Pasiones, miedos, incógnitas… el mundo del descubrimiento y del conocimiento es el que tenemos que perserguir. Pasar de la intuición o inquietud, a ser personas conscientes gracias a la experiencia y a la relación con los demás puede ser el principio de un largo camino de investigación y saber.

  2. Así es, y sobre todo, ese camino vale la pena recorrerlo …. sino poco sentido tendría la vida. Pasar, mantenernos pasivos, o dejar que sean otros los que hagan lo que queremos, es bien poco para tener el privilegio de vivir.

  3. De acuerdo, encontrar el sentido de la vida es decisivo y dirigirte a él es el camino… pero, paso previo, ¿Es tan fácil saber lo que quieres o dónde ir? El por qué no es tan importante, y el cómo, uy, esa es la cuestión. Como animal social vivmos en sociedad, con unas normas, unos estilos, unos vientos que fluyen por nosotros, que nos arrastran, por los que nos dejamos llevar. Ahí es donde la conciencia juega su papel más importante, al darse cuenta de lo que cada cual recorre en su vida, de su experiencia, de lo que ha hecho o ha dejado de hacer, de sus oportunidades, de sus decisiones, de las que le han impuesto, de las que ha desarrollado por sí mismo, de sus sueños realizados, de los incumplidos, de los inalcanables, de sus éxitos, de sus fracasos, de su poder, de su frustración… de su vida. Ser ignorante no es mejor, simplemente es más sencillo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *