Consciencia e Innovación

El primer paso hacia la innovación es la búsqueda y la generación de espacios conscientes. Suelo decir que lo primero de todo, y lo que nunca hay que olvidar es preguntarse: ¿dónde estoy? ¿dónde estamos?. La respuesta en sí misma es principio de cambio. En ella aparece lo que funciona, lo que no funciona, lo que es un peligro y lo que es una gran oportunidad. En realidad, tanto lo que funciona como lo que lo hace, así como las amenazas son también oportunidades. Conocer es la gran oportunidad, y a partir del conocer, de la consciencia, todo es posible.

Todo esto fracasa porque en vez de conocer, intuimos; en vez de conocer, soñamos; en vez de conocer, nos asustamos; …… en definitiva, sustituimos el análisis y la comprensión de la realidad por sucedáneos, como son los sueños, las intuiciones o los miedos, u otras muchas formas de suplantar lo real. Sentido de lo real, eso es lo que necesitamos para que se vea clara la necesidad, se sienta, se sienta a nivel de piel, de yemas de los dedos, y esa energía de superación nos permita empezar a proyectar pasos para cambiar, atrevernos a ponerlos en marcha y hacerlos efectivos.

Innovación es por tanto consciencia, y consciencia es principio o punto de partida para innovar.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.