¡Qué maravilloso es ser profesor …. y si pudiera ser, maestro!. Claro que para serlo, se necesitan alumnos, estudiantes, discípulos ……. Sin ellos, el profesor no sabría que hacer. Y eso lo olvidamos muchas veces.

Tengo la suerte de poder impartir todos los cursos de licenciatura en el mismo cuatrimestre, y por una parte es una suerte porque me permite concentrar mi trabajo de investigación y de difusión y publicación en el segundo cuatrimestre, así como los viajes y actuaciones puntuales en otros programas; pero por otra es desafortunado porque “pierdo” a mis alumnos. Estos días en que todavía tengo la horrible tarea de evaluarlos, me he encontrado con muchos que han venido a resolver incidencias conmigo, incidencias casi siempre de poca monta, y provocadas en gran medida por la complejidad del sistema que utilizo, y no por ellos, sino porque es difícil organizarse en un sistema tan complejo. De esa forma, llegan, llegan al despacho, y da gusto verlos, reencontrarlos, hablar unas palabras con ellos, ver sus sonrisas y su interés, ver en sus ojos que las cosas han ido bien, que ha valido la pena, que ellos tampoco quieren “perderse” la oportunidad. Y es también un placer que algunos quieran seguir haciendo cosas conmigo, o que sencillamente nos deseemos felicidad y salud al terminar la entrevista, o hasta ver su cara cuando les digo la nota que voy a reflejar, casi siempre notable o sobresaliente, como ellos han sido.

Es una pena que no se pueda continuar viéndolos durante más tiempo. Se sobreentiende que cuando termine el proceso evaluador, quedarán las relaciones con algunos, pero otros seguirán su camino, un camino en el que ya no necesitan al profesor, sino a otros profesores, o a otros amigos o a otras personas. Algo quedará en muchos de ellos de lo que les has transmitido y compartido, pero el profesor, en este caso yo, no me podré enterar, más que intuir. Nunca, o casi nunca, sabré lo que han recordado de los espacios de aprendizaje compartido, o si les ha servido de algo lo que hemos intentado y hecho juntos. Esa distancia, en cierto modo, deprime, porque pocas veces se retroalimenta nuestro recuerdo con el reencuentro con ellos.

Recuerdo más de una vez, concretamente cuatro veces, que me reencontré con un profesor que lo había sido cuando yo me licenciaba. En todos los casos, pensé si tenía que acercarme para saludarme, aún sabiendo que él no se acordaría de mí, lógicamente. En los cuatro casos, me acerqué, lo saludé, y aproveché para decirle lo que me había ayudado y lo que recordaba o me había hecho recordar el hecho de encontrarnos, a lo mejor en una calle o en un parque o en un recinto cerrado. En esos casos, el viejo profesor -que ahora ya soy yo- sonreía, se sentía algo azorado y hablaba de mí, sufriendo el hecho de no recordarme como yo me acordaba de él. Conozco esa reacción, porque ya la he vivido más de una vez. Cuando te encuentras con un ex-alumno te gustaría saberlo todo de él, poderle dar más cosas de las que él te está devolviendo, al saludarte y tal vez alabarte o recordarte de manera tan positiva. Pero no puede ser, son tantos los alumnos que no se puede uno acordar más que en casos puntuales, pero sería bonito que los profesores pudiéramos acordarnos, justo en ese momento, de ese ex-alumno con el que hemos compartido conocimiento y experiencias. Es una pena, pero casi podríamos decir que tiene que ser así. De esa forma, el ex alumno devuelve al profesor algunas de las cosas y sobre todo, de los modos, que probablemente él le había ayudado a formalizar en su ser.

Ellos son la memoria, y nosotros el recuerdo.

Entradas relacionadas

Un comentario en «Profesor»

  1. No me digan que no es maravilloso ser profesor, y sino lean, si les apetece lo que dice una alumna al final del cuatrimestre de este año. Es un ejemplo. Podría traer muchos más.

    ———-
    Valoración final

    Esta asignatura no es nada parecido a lo que me hubiese podido imaginar en un principio, los contenidos y sus métodos han sido mucho más interesantes que los que se suelen dar en otras asignaturas, y muy especialmente en asignaturas relacionadas con el tema económico.

    La experiencia de este blog ha sido nueva para mí y he de decir que ha sido muy positiva, es una nueva forma de trabajar y una nueva forma de expresarme sobre los distintos temas de los que he venido hablando, a pesar de que en un principio no me gustase mucho la idea. Me hubiera gustado incluir muchos más temas, que se salieran un poco del trabajo que hemos hecho en clase con las lecturas y las presentaciones, pero debido a la falta de tiempo y a otros problemillas surgidos durante estos meses, no he podido.

    Por otro lado, he de hablar del trabajo que hemos hecho en grupo, aunque he contado con compañeros muy buenos y que creo que el trabajo realizado es aceptable, sigo manteniendo la opinión que desde hace años tengo sobre este tipo de proyectos grupales. El hecho de poner a cinco personas de acuerdo sobre diversos temas, conseguir que todas trabajen al mismo nivel y que se llegue verdaderamente a conseguir un trabajo de grupo es muy complicado si no hay una persona dentro de ese grupo que sea el que organice y estructure todo el trabajo, pero esto conlleva el que alguien tenga una sobrecarga de trabajo y que en la mayoría de las ocasiones pueda no verse recompensada. Es más, en mi caso, se puede decir que soy bastante estresante y que soy demasiado anticipado a la hora de hacer un trabajo, y esto en un proyecto grupal no encaja muy bien. No obstante, y a pesar de esto no me arrepiento para nada de haber estado con las personas con las que he compartido esta experiencia, pues he entablado relación de forma positiva con algunas que no conocía; y con las que ya conocía, pues he conseguido tener una mejor relación.

    Me despido ya desde este blog, agradeciendole a usted, Roberto, la forma en la que ha enfocado esta asignatura.

    Un saludo.

    Escrito por zaratais

    ———
    Creo que es evidente la satisfacción que podemos tener los profesores cuando hemos hecho las cosas aceptablemente bien.

Responder a roberto carballo Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *