Los robles:
[…]
Arbol duro y altivo, que gustas
de escuchar el rumor del Océano
y gemir con la brisa marina
de la playa en el blanco desierto;
¡yo te amo!, y mi vista reposa
con placer en los tibios reflejos
que tu copa gallarda iluminan,
cuando audaz se destaca en el cielo
despidiendo la luz que agoniza,
saludando la estrella del véspero.

Rafael Alberti

Entradas relacionadas

7 comentarios en «Robles»

  1. Tienes algo de planta…
    es tan fresca tu sombra y es tan calma la voz de tu follaje, y es tu raíz tan honda.
    Al rumor de tu savia, descansé mi fatiga y adormecí mis ansias…

    Hermosos versos, verdad? me los ha reordado tu poema sobre el roble.

  2. Gracias, te tomo lo que sigue:

    Tienes algo de mar…
    Toda la majestuosa distancia, del gigante de sal.
    Espuma y linfa, por magia de tu espejo
    mi cara entristecida, se ha visto cristalina.
    Y cuando en hora perpleja llegué a tus orillas
    tu verde voz me trajo de nuevo una olvidada
    tibieza de regazo.
    Eres tan humano que no pareces hombre

  3. Faltaba el inicio y el final del poema:

    Tienes algo de montaña…
    A tu lado me he sentido leve y me he creído blanca.
    Sin reparo te he mostrado mis llagas
    y a tu cumbre nevada a veces traje barro,
    y hecha pedazos mi alma.
    Y he vuelto siempre limpia, y he vuelto siempre sana…

    Eres tan humano que no pareces hombre
    tan majestuoso y blanco, tan fresco y tan hondo
    que pareces montaña, planta, mar…
    y aunque te asombre tan humano eres
    que no pareces hombre

  4. Un tema básico y de respeto que se nos olvidaba a los tres comentaristas:

    El nombre de la autora de este precioso poema es Matilde Alba Swann. Os recomiendo otro también muy bello se titula: Plenitud.

  5. He seguido tu recomendación y he mirado el blog y me parecen interesantes los textos y las poesías contemporáneas que incluye, he seleccionado una para recibir la primavera:

    En espera de la primavera,
    cuando en este largo invierno
    sale por fin el sol,
    imagino los bosques en verano,
    verdes y espesos,
    árboles fecundos.
    Porque necesito
    quitarme de encima
    este vasto cielo gris.
    Ahora que me ha tocado
    un rayo de sol,
    me recorre la sensación de estar
    en un lejano planeta
    de una extraña galaxia.
    Nada más.
    La estrella solar
    no me ha dicho nada más
    esta tarde,
    a pesar de mi larga espera.

    Estamos deseosos de luz y como dice el autor nos queremos quitar de encima el cielo gris del invierno, espero que os guste.

  6. Bueno, también está “Poética digital” de mi buen amigo Juanfer, foro poético de un estupendo vate. Hace tiempo que no nos encontramos, pero siempre vale la pena. Si lo visitas, mándale recuerdos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *