“Se equivoco la paloma.
Se equivocaba.

Por ir al norte, fue al sur.
Creyó que el trigo era agua.
Se equivocaba”

Alberti y su paloma “Entre el clavel y la espada”

Claro, pobre paloma, irse al sur queriendo ir al norte. En España se utilizan poco los puntos cardinales. Por ejemplo, en Londres, el metro se organiza con los nortes, sures, estes y oestes, igual que la ciudad. Y no es el único caso. Los ingleses, tal vez por vivir en medio del mar, necesitan sacar la brújula de vez en cuando, o llevar la brújula muy presente en la cabeza. La brújula además no es algo fijo y que se aprenda y ya está, sino que la mejor expresión de orientación es una rosa de los vientos, brújula orientada desde el viento …… que nos permite navegar, sobre todo si vamos a vela, pero también a motor.

No estamos acostumbrados a ir al norte, tal vez por eso la paloma albertiana se equivoca y se va al sur. Estamos más acostumbrados a mirar al sur y a irnos hacia el sur o el sudeste. Esa es la principal orientación de este país como conjunto dominante, porque cada comunidad o comarca se orienta de forma relativamente diferente. Cataluña mira del sur al nordeste; Valencia al levante; Andalucía al sur y el levante, aunque algunos al oeste, pero pocos; Castilla evidentemente al sur y al sudeste; las comunidades del norte miran al norte y algo al oeste, pero más bien poco; Galicia desde el norte al sudoeste, pero más hacia el oeste en su plenitud; …. etc. Es muy importante conocer nuestra orientación “natural”, hacia donde miramos comúnmente. Si seguimos esa tendencia “cultural-natural” tendremos menos dificultades que si remontamos hacia otros puntos cardinales.

Si vivo en Madrid y miro al norte, hay algo que no funciona. Si vivo en Barcelona y miro al oeste, hay cosas que nos dificultan hacerlo. Si vivo en Sevilla y miro al norte o al oeste, me sentiré más solitario y cabeza de ratón, que si miro al sur o al este. Y así ….. Cosas veredes.

Entradas relacionadas

2 comentarios en «Equivocada»

  1. Tengo que afirmar que en general nos orientamos muy mal sobre todo las mujeres, nuestra orientacion espacial siempre nos falla, como a la paloma de Alberti, debe estar relacionado con el género. Pero ¿es tan importante este elemento en nuestra vida?. Creo que sí,por eso las diferentes culturas han reflexionado mucho sobre estos cuatro elementos (los aztecas, los mayas, los egipcios…).

    Así encontramos los puntos cardinales asocidados con los cuatro elementos más importantes(Agua, Fuego, Aire y Tierra), así como con diversos colores, plantas y animales. Cada punto cardinal tiene su propio poder y representa un aspecto determinado de nosotros mismos. A continuación muestro una relación de los elementos y cualidades espirituales que se asocian a los cuatro puntos cardinales.

    Al Este, la libertad.

    Este punto cardinal se asocia con el elemento aire. Representa los ideales elevados, los nuevos comienzos y la elevación espiritual. Nos permite tener una visión panorámica de la vida. Representa la parte universal de cada uno. Es iluminación e integración, libertad y movimiento. En este punto nos elevamos y nos expandimos. Representa el poder de la mente.

    Al Sur, los sentimientos.

    El poder medicinal del Sur está centrado en los sentimientos y la emociones. Es intuición, conexión íntima con la espiritualidad. Simboliza los sueños sagrados,las impresiones psíquicas y el conocimiento interior. Este punto cardinal nos permite relajarnos y curarnos através de las emociones. Se asocia con el elemento Agua.

    Al Oeste, la transformación.

    Este punto cardinal representa la alquimia que se produce cuando se desecha lo viejo y se abraza lo nuevo. Simboliza la transformación de los cánones y las constumbres antiguas. Es purificación y renovación. Es energía pura, luz y transmutación. Representa el poder del espíritu. Se asocia con el elemento Fuego.

    Al Norte, la sabiduría.

    Este punto cardinal simboliza el arraigo y la conclusión. Nos permite adquirir un profundo conocimiento interior y nos permite sobreponernos a los momentos de adversidad. Es salud y alimento. Representa la fertilidad, la abundancia y la estabilidad. Encarna el poder de lo físico. Se asociacon el elemento Tierra.

    Creo que coincide bastante con el planteamiento que tu haces de la forma de comportamiento de las distintas Comunidades y las características peculiares de sus gentes.

  2. Estoy de acuerdo contigo ….. las chicas suelen ser, aunque conozco alguna que no, peor orientadas, pero ese no es el problema. El problema, en mi opinión, es que nosotros, hombres y mujeres, como pueblo, necesitamos poca orientación, en términos relativos, y por eso, no utilizamos sistemas excesivamente avanzados y no los tenemos en nuestra cabeza. Si vives de la pesca, o de algun tipo de navegación no sólo necesitas saber donde está el norte y como se orienta uno por las estrellas, sino que también precisamos conocer bien las posibilidades de una rosa de los vientos. Sin embargo, este país no es muy marinero, aunque toda la zona norte y galicia y huelva lo es en mucha mayor medida, por eso necesitamos menos la orientación, y en consecuencia, no la utilizamos. Los ingleses, que los ponía como contraejemplo, viven en una isla y si no desarrollan el sentido de la orientación y conocen sus intrumentos, “van de lado”, como se suele decir.

    Pero la cuestión es que la orientación es muy importante para focalizar nuestras energías. Si sentimos poco la necesidad de orientarnos, es probable que pasemos mucho tiempo desorientados, y nuestras energías también andarán desorientadas o dispersas. La orientación es básica para focalizarnos hacia un punto o una referencia. Y esto se aprende sobre todo en el mar, que es donde tenemos menos referencias, y por tanto, hemos de desarrollar medios mentales y tecnológicos para lograr lo que resultaría mucho más fácil en tierra. País poco marinero, con excepciones, es un país poco orientado. Y entonces es donde juegan un papel relevante los condicionantes de orientación que he llamado naturales, porque entonces, la orientación se hará tendiendo a lo “social-cultural-natural” y “tiraremos siempre al monte”, es decir, repetiremos mucho el mismo camino, perdiéndonos la maravilla de una diversidad de rutas alternativas.

    Ah, y muchas gracias por la vinculación de cada punto con un elemento básico y todo el comentario, me ha enriquecido significativamente. Y lo mejor, me ha llevado a mirar más cosas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *