Juan Torres es un colega de la universidad de Málaga que tiene mucha marcha en sus aportaciones a la red. Un personaje de lo que se ha dado en llamar altereconomía, está haciendo una gran contribución para aclarar y, sobre todo, divulgar, lo que está siendo la crisis-depresión y las responsabilidades que se derivan de todo esto. Junto con Alberto Garzón son coordinadores de altereconomía.org . “50 píldoras para entender la crisis” da una idea sobre sus interesantes posiciones y pensamiento. Es un divulgador prolífico y que toca toda la variedad de temas posibles, un personaje, como decía al principio de la altereconomía, muy interesante, mucho. Quería sólo hacer la presentación.

He tomado de su página una “preciosa tempestad” “sur la pointe de Bretagne”, con imágenes impresionantes, ¿cómo las de la crisis económica? No, mucho más bellas.

Entradas relacionadas

2 comentarios en «Altereconomía»

  1. En el mundo internet encontramos con relativa facilidad información sobre el IX Foro Social Mundial, y sobre los precedentes, pero no ocurre igual en los mass media tradicionales, ni en prensa ni en televisión ni en radio, estos temas ocupan más de unos segundos o una noticia en una esquina. ¿Está suficientemente claro lo que significan los mass media tradicionales o queréis que lo ponga más clarito?

  2. En los años ochenta, cuando yo todavía me dedicaba de verdad a la economía, un grupo de economistas más o menos radicales montamos el grupo de economía crítica. Recuerdo que las primeras reuniones las celebramos en un local de la calle alcalá, que estoy casi por asegurar que tenía algo que ver con alguna institución católica, que no recuerdo. Éramos una mezcla de gente bien intencionada que estábamos casi seguros, durante un tiempo al menos, que podíamos transformar la manera de ver la economía y buscar alternativas.

    No duré más de un año o año y medio en ese tinglado, enseguida me sentí algo agobiado, no por la gente que era magnífica, sino por mi mismo que como he dicho en otra entrada, no soy para ser socio de nada. Supongo, porque hace poco me invitaron a no sé que acto, que habrá seguido para adelante.

    Como en aquellas fechas empecé mi transformación de lo económico a lo socio-psico-antro-económico, bueno a una mezcla, me embebí en esa tarea que resultaba altamente gratificante para un casi neófito como yo. De ahí salió la cuestión esta de la innovación, ahora llamada social, y que yo fundamentaba en que las personas y los grupos fueran los agentes de los procesos de cambio. En fin, altereconomia y economía crítica, ambos términos que suenan bien.

    A veces siento pena por haber abandonado esas iniciativas, pero me recompensa seguir montando otras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *