Grupos de trabajo: una experiencia de un protagonista

Memoria del Trabajo en Grupo

Cuando comenzamos el trabajo en grupo, no parecía fácil, porque sólo el 50% de los componentes del grupo nos conocíamos previamente, y todos tuvimos que aprender a confiar en alguien que no conocíamos, aprender a trabajar sin conocer, pero estos “temores” se disiparon pronto, porque al poco tiempo nos compenetramos a la perfección, y todo fue sobre ruedas.

La primera cuestión fue la más importante, pues era elegir el tema sobre el que debíamos trabajar los próximos cuatro meses. Hasta llegar a la decisión final, estuvimos dudando, entre MERCOSUR (pero ya había un grupo que iba a ocuparse de este tema), la Unión Europea, algo sobre América Latina, etc., hasta que la bombilla se encendió y llegamos a un punto de encuentro sobre el tema, sería “Paraísos Fiscales”.

Ya teníamos el comienzo, sólo faltaba que nos pusiéramos a trabajar, y así fue. Cada uno se encargó de buscar información para poder definir qué era un paraíso fiscal. A la semana siguiente, estuvimos en condiciones de hacerlo, pero cuanta más información buscábamos sobre paraísos fiscales, más información se nos acumulaba sobre temas relacionados, como la economía sumergida y las mafias. Finalmente, tomamos la decisión de ampliar el título de nuestro trabajo a “Paraísos Fiscales, Economía Informal y Mafias”.

A pesar de que el tema era algo que está ahí, la búsqueda de información sobre paraísos fiscales se veía dificultada por el secretismo que rodea el tema.

Una vez que todos habíamos buscado información sobre el tema de nuestro trabajo, decidimos repartir la documentación para que cada uno buscara las semejanzas de una determinada zona geográfica, por ejemplo, el Caribe, el Pacífico, Territorios Británicos de Ultramar, etc.

A la semana siguiente lo pusimos todo en común pasamos a buscar información sobre economía informal y mafias. Por suerte, en la biblioteca de la Facultad encontramos varios libros sobre el tema que nos ayudaron bastante.

Toda la información sobre el tema del trabajo, no estaba en el mismo idioma, y había información en castellano, inglés, francés, e incluso en italiano, repartimos los documentos que debíamos leer cada uno, para, en la próxima sesión, entregar un resumen de lo que cada uno habíamos leído al resto de los miembros del grupo.

El trabajo iba cobrando forma y las navidades se acercaban, por lo que decidimos hacer uso de las nuevas tecnologías, y aunque físicamente no nos vimos en tres semanas, estuvimos trabajando con la ayuda del correo electrónico y del teléfono móvil.

Con la vuelta a clase ya estaba todo a punto para finalizar el trabajo escrito, y así fue la primera semana de la vuelta a clase, sólo faltaba ponerlo todo en común, en el mismo formato, etc.

Uno de nosotros se encargo de dar formato al trabajo, y, una vez hecho esto, mandar una copia a todos los miembros del grupo para que dieran el visto bueno. Sólo nos quedaban las conclusiones del trabajo, cosa relativamente fácil una vez que todos habíamos leído el trabajo final, y el dossier estaba terminado, aunque he de decir que las soluciones a los paraísos fiscales, la economía informal y las mafias, fue de las cosas que más trabajo nos costó.

A dos semanas del día de la exposición, sólo nos quedaba la presentación en power point, que decimos seguir las indicaciones del profesor y hacerla lo más sencilla posible con un fondo negro sobre el que resaltaban las letras en color blanco.

Tengo que añadir que tuvimos la suerte de hacer la exposición los últimos días, cosa que aprovechamos para incorporar a nuestra exposición aquellos aspectos de las exposiciones de los compañeros que considerábamos que podían enriquecer la nuestra.

Para finalizar, quiero agradecer de nuevo a mis compañeras de grupo, Nerea, Silvia y Elena, por el trabajo que han realizado así como la competencia y el interés que han mostrado durante los cuatro meses que nos ha llevado la realización del trabajo grupal. Gracias.

Para finalizar, he aprendido muchas cosas, entre las que destacaría que no se aprende más con un examen, sino con la constancia en el trabajo, que trabajar en grupo es mejor que hacerlo solo, que releer las cosas al terminar, ayuda entender el conjunto, y que escribir un blog, algo que nunca me había planteado, ayuda expresar aquello que nos es difícil decir con palabras, por ello, estoy seguro que seguiré con el blog.

———————–

“Ran” es una película de Akira Kurosawa sobre la realidad cultural japonesa

Entradas relacionadas

Un comentario en «Grupos de trabajo: una experiencia de un protagonista»

  1. Facilitar el desarrollo de un grupo de trabajo-investigación no es una tarea fácil y requiere sobre todo, método y paciencia. Saber ubicarse en un segundo plano, aún siendo visible, para que al final el grupo se haga consciente de la importancia de su esfuerzo y pueda analizar lo que ha funcionado y lo que puede mejorar.

    Esta entrada de Luis nace finalmente ante una demanda del facilitador sobre cómo habían vivido ellos la experiencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *