En términos de innovación, tampoco lo es. Tener lo que uno quiere es abundancia, y la abundancia es fuente de todos los vicios posibles, y además, es claramente contradictoria con lo que ocurre realmente en nuestra vida y sociedad, donde las cosas son básicamente escasas, menos para algunos que son demasiado abundantes. Así, dice Pascal, no se puede ser libre, o mejor “no es bueno” serlo. Y coincido. La abundancia o la extrema pobreza nos paralizan. Nuestra sociedad está llena de ejemplos: el peor aquél que relacionamos con las drogas y alcohol. Si todo está a tu mano, no se valora. Es igual que si algo es demasiado barato, se le da poco valor subjetivo, aunque lo tenga. Hay que decir que muchas cosas baratas o hasta gratuitas son de las mejores que disfrutamos, como es el caso de internet. Pero esa es otra cuestión. Se valora no por ser gratuito, sino por ser muy útil, además, de gratuito, porque se usa. Las cosas gratuitas sin embargo suelen no usarse o arrinconarse porque “no tienen valor” (sic). La escasez relativa es un estado ideal. No tener todo lo que quieres o deseas, que nos sea difícil conseguirlo, que tengamos que esforzarnos, que nos comprometamos a conseguirlo, que nos lo propongamos, …. todo eso tiene que ver con la superación y la búsqueda de oportunidades. Las cosas no están ahí para cogerlas, sino que hay que currárselas, y el curro nos hace desarrollados humanamente, nos permite crecer y aprender, y el que no las tengamos, nos permite marcarnos objetivos y retos para conseguirlas, y el que sean difíciles hace más gratificante el camino para llegar a ellas. “Ser demasiado libre no es bueno”, nada bueno.

Tanguy es una película francesa que aborda el tema de los hijos que no se emancipan y quieren seguir ligados a sus padres, hasta contra la voluntad de los padres. He encontrado este fragmento, y no lo había traducido. Como es italiano, pienso que se entiende bastante.

Entradas relacionadas

Un comentario en «Tener lo que uno quiere»

  1. Me impresionó Tanguy, como tantas veces te sorprende el cine francés, con películas que expresan problemas sociales. Ya mis hijos se habían ido de casa, pero comprendía lo que eso significaba para las madres y los padres, y para los hijos. La rotundidad de los desenlaces y la buena interpretación contribuyen a que yo os recomiende esta película, que por desgracia casi no tiene “partes” en youtube.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *