Innovación, ¿para cuándo?

Una noticia más sobre I+D y es mejor cerrar el kiosko. Dice un titular del periódico de hoy: “La UE alerta de que España retrocede en innovación”. Total, estamos en el puesto 16, supongo que de una lista máxima de 25. Por supuesto, arriba están los de siempre: Alemania, Suecia, Finlandia, Dinamarca, Reino Unido y Suiza. Nuestro pelotón es el tercero, nos mezclamos con Portugal y Chipre que son los que lideran el grupúsculo. Nos llaman, con muy buena voluntad, innovadores moderados. Más bien habría que decir: “lento” o “ma nom troppo”. Estamos en la cola de Europa y las perspectivas no son mejores, por eso nos alerta la UE, pues mientras de 2000 a 2006 parece que queríamos remontar, llevamos unos años nuevamente penosos.

I+D es marcar el futuro, el horizonte estratégico. Es más, cuando hablamos de la depresión económica actual, pensamos que la principal salida será esa. Y nosotros, ¿cómo vamos a remontar?. Alguien supongo que tendrá una respuesta, a mi me parece que vamos a resentirnos de la falta de motivación por un tema central. No es el único que es central -hay otro que es el sistema y métodos educativos donde también somos la cola del mundo-, pero es el que suele guiar las nuevas inversiones y establecer las nuevas oportunidades.

Y si eso es cierto para la innovación tecnológica, que no diremos cuando hablamos de innovación social o cualitativa. donde las distancias son abismales, sí, abismales. A fin de cuentas, la innovación tecnológica siempre se puede acabar sustituyendo por el “que inventen ellos” y comprarla o copiarla, pero no se puede copiar a las personas, ni a los grupos, ni a sus formas de trabajar, ni a las organizaciones, ni ……

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *