A propósito de un mediocre (2)

“La mediocridad, posiblemente, consiste en estar delante de la grandeza y no darse cuenta”
Gilbert Keith Chesterton (1874-1936) Escritor británico.

No me había fijado mucho, pero se ha escrito mucho sobre la mediocridad. Les recomiendo, para los interesados, y para vacunarse de esta enfermedad endémica. Pínchando en los links encontrarán dos direcciones razonables sobre el tema. Son dos buenas fuentes, aunque en la red hay multitud.

En esos links se plantea un problema realmente importante y es que te encuentras más mediocres por término medio de la proporción existente, porque han conseguido escalar hasta el punto en que tú tienes que solicitar algo. He conocido a directores de recursos humanos que te llamaban cuando tenían “un vacío de ideas”, te llamaban porque estabas en la universidad, habías escrito mucho, investigabas, pensabas, …. y te atraían con el único plan de que les aportaras ideas sin contraprestación. Esas ideas que afloran en una entrevista y que le daban ideas a ellos para luego aplicarlas o para llamar a sus amigos para ponerlas en marcha …. a veces, con la correspondiente comisión.

Recuerdo que me pasó una cosa así con una institución pública navarra, de esas que tienen cierta autonomía. Esta vez era el director general de esa institución. Me hicieron ir hasta Pamplona, les expliqué lo que querían oir a partir de su interés por poner en marcha un programa de innovación, me dijeron que se lo mandase por escrito. Fui tan tonto que lo envié. Y dos años por un colega vasco, que otro colega suyo estaba trabajando en un programa que se llamaba igual que el mío, y para esa institución. Cuando investigué, me encontré con que ´”habían destrozado” el programa original, pero ellos estaban tan contentos porque el consultor era amigo suyo, ellos había plagiado el nombre y le habían puesto el contenido “de siempre”. Triste por muchas razones, y no es la más importante la del plagio. Me hubiera encantado que hubieran plagiado el programa entero, porque eso significaría que sus destinatarios hubieran recibido algo interesante. Lo malo es que plagian partes que les suenan mejor, hacen un batiburrillo y lo lanzan al mercado, con el consiguiente deterioro del original. Es una pena, pero es.

Ah, el director de esa institución me recibió con tres de sus segundos, todos ellos tomando nota cuando hice la presentación. Parecía una clase, y así lo dije, a lo que ellos siguieron tomando sus “apuntitos”.

Lo cierto es que tenemos poca defensa ante estos atropellos. Mi propósito es siempre contribuir a que los demás hagan las cosas lo mejor posible. Por tanto, lo que he aprendido e investigado, lo que he sistematizado y publicado, con un talante universitario, es para los otros, en consecuencia, quieres que se divulgue, porque puede contribuir a ayudar a otros y a utilizarlo por otros. De hecho, nunca me planteo ninguna intervención, a no ser que me acepten una condición: después de dos o tres años, me voy, he dejado a gente formada que puede sustituirme. Ese es mi espíritu. Pero las mentes mediocres no pueden ni siquiera entender eso.

El video sobre la salud de Michael Moore, que me recomendó un alumno mio, es un buen ejemplo de la mediocridad llevada a nivel de país: ¿cómo es posible que el sistema de salud USA sea tan tan tan atrasado, explotador e ineficiente?. Se puede obtener en youtube en sus trece o catorce capítulos.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *