Aclaración previa: Me tiene prohibido el galeno hablar de monarquías …. por eso el regalo sólo tiene puntos suspensivos.

Texto: puestos a conceder un regalo a todos mis lectores, he recordado que cuando era pequeño lo más de lo más era un chupa-chups. Había un hombre y su mujer, ambos con unos palos cargados de chupa-chupas …. que recorrían los recreos para que comprásemos aquellos chupa-chupas que se llamaban “pirulíes”. Así lo anunciaban: “Al pirulí de la Habana, que se come sin gana”. No siempre teníamos los patacones para comprarnos el para nosotros delicioso caramelo. Era una industria plenamente local, todavía el Grupo Chupa-Chups no existía probablemente ni era por supuesto una multinacional, instalada hasta en China. Eran dos personajes, bajitos, él regordete, ella muy delgada, dos personajes que hacían nuestras delicias, y que cuando faltaban, nos parecía que nos faltaba algo. También comíamos pipas de girasol y de calabaza, y algunas otras chucherías que por supuesto no tenían nada que ver con las actuales. Seguro que ahora la UE no nos permitiría tales dispensios insidiosos y antihigiénicos. Lo que han cambiado las cosas en medio siglo, pero el caramelo enganchado en un palito, sigue, aunque ahora con garantías europeas y calidad ISO contrastada.

Bueno, pues encontré a un “Médico” cubano, forofo del reggaetton, que le ha dado por el Chupa-Chupa, y ese es mi regalo. Un video. Tengo que reconocer que me ha salido más barato que el pirulí de la Habana de mi infancia.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *