Sufrir, temer, miedo. Superar nuestros miedos “genéticos”, transformarlos en energía, en oportunidad. Todo sufrimiento tiene su aprendizaje, y todo miedo su circunstancia que es preciso superar. Epicuro está por el placer, el placer que se deriva del intento, del esfuerzo, de la coherencia interna. Es inevitable no sentir miedos. Nos enseñan con castigos, con temores escondidos, con aprobados o suspensos, con tensiones por llegar, con prisas. ¡Cómo no temer lo peor!. Pero como todo, esos temores son energías …. que no nos dejan vivir, pero y si las “sublimamos”, si las superamos a partir de sí mismas. ¿Por qué tenemos que decirnos: “no vale la pena”, antes de intentarlo? ¿Por qué nos paramos diciéndonos: “es una tontería, no servirá de nada”, cuando en el fondo es temor a lanzarnos, a tirarnos a la piscina? Hay tantas cosas que podemos hacer, y que sin embargo, enmurallamos antes de atrevernos. Había una canción de la época de Allende en Chile, “tum, tum, quién es, abre la muralla …..” -tal vez la cantaban los Quilipayos u otros, que más da-, pues bien: “abre tu muralla”. Más allá de ella, hay riesgo, pero también hay horizontes y una pizca de libertad. ¿Morto per la libertà? Bueno, hay cosas peores.

Una mattina mi son svegliato
O bella ciao, bella ciao, bella ciao ciao ciao
Una mattina mi son svegliato
Eo ho trovato l’invasor

O partigiano porta mi via
O bella ciao, bella ciao, bella ciao ciao ciao
O partigiano porta mi via
Che mi sento di morir

E se io muoio da partigiano
O bella ciao, bella ciao, bella ciao ciao ciao
E se io muoio da partigiano
Tu mi devi seppellir

Mi seppellire lassù in montagna
O bella ciao, bella ciao, bella ciao ciao ciao
Mi seppellire lassù in montagna
Sotto l’ombra di un bel fiore

E le genti che passeranno
O bella ciao, bella ciao, bella ciao ciao ciao
E le genti che passeranno
Mi diranno: “Che bel fior”

È questo il fiore del partigiano
O bella ciao, bella ciao, bella ciao ciao ciao
È questo il fiore del partigiano
Morto per la libertà

Hacía mucho que no me acordaba de ella.

Entradas relacionadas

14 comentarios en «¿Miedo? No, gracias»

  1. mi pregunta sería, ¿Nos enseñaron a tener miedo? ¿No es acaso el miedo a veces como herramienta de supervivencia?… yo sólo agregaría que lo importante y lo más difícil es poder vencer el miedo o saberlo soltar… y sobretodo a tiempo…
    Un saludo.

  2. Dicen que nuestro miedo esta ahí, por eso para educarnos o para otras cosas “nos lo desatan”. La expresión parece decirnos que el miedo está y está atado, y que algo lo desata ….. me gusta la expresión. Probablemente sea inevitable sentir miedo y que se desate en nuestro interior, y por eso seamos tan frágiles, sobre todo ante la fuerza.

    Hoy me fui de rebajas. Y estuve en dos colas largas …. muy largas. En la segunda, ya habíamos avanzado bastante y estábamos cerca de las cajas, cuando observo que una pareja de personas más o menos de mi edad, se sitúan en una cola que ellos se inventan, y que dejaba de lado a todos los que estaban aguardando la cola inmensa. Les dije: esa no es la cola, la cola empieza allá atrás. Se desato una tormenta, porque el hombre estaba como fuera de sí -es probable que por estar de rebajas-, y dijo que se ponía allí y que tenía todo el derecho. Le volví a insistir con muy buena educación, que estaba perjudicando a otras personas que llevaban mucho más tiempo en la cola que ellos. Cada momento se ponía más colérico. La gente de la cola apoyaba mi postura, pero por “lo bajini”. Al repetirselo tal vez por cuarta vez, el hombre hizo un ademán de darte un codazo, de forma muy evidente. Pensé: está bien que ponga las cosas en su sitio, pero no que me rompan la cara …. con lo que dejé de “importunarle”. La mala conciencia llevó a que la mujer del hombre, se fuera por la cola preguntando, como si quisiera encontrar votantes, sobre su actitud. Encontró una respuesta tan clara como la indicación que le había hecho yo. Pero en todo caso, el miedo a la agresión se desató en mí y no pude seguir con mi posición. Me acordé de ese profesor que fue agredido por evitar una agresión a la mujer del que lo agredió. Menos mal que no fue mi caso.

  3. Parece que la locura llega a las masas…no estamos en crisis???la gente se desvive por llegar primero a las rebajas, por coger aquellas botas que antes de enero le parecían caras pero que tanto le gustaban, por pensar en lo felices que van a estar si han obtenido un priducto por precio inferior..
    la gente se vuelve loca…lo mejor: alejarse de esa locura cayendo en la tuya propia, la reflexión.
    parece ser que la uno de los sintomas de la crisis, es que la gente no se siente bien por que no tiene dinero y la mejor formo de ser felices es consumiendo en vez de ahorrar!!!

  4. No es por llevarte la contraria, pero me gusta más la formulación del proverbio. En cualquier caso sufrir anticipadamente es a veces algo conveniente, que nos evita el sufrimiento cuando las cosas se desenvuelven como prevemos, y sobre todo, nos evita sentirnos excesivamente bien antes de que ocurra una “catástrofe” previsible. O sea que prever las cosas es un buen remedio para evitarnos disgustos. Aunque es evidente que ya estoy en otro tema.

  5. Cierto…, creo que el miedo tiene tanto éxito como el éxito y es raro que no se le haya ocurrido a ningún escritor de best seller escribir sobre ello -exceptuando a Ecco-
    Estoy ya pensando escribir algo sobre ello!
    No todos sienten miedo en momentos como el que describes: una confrontación en abierto, con público, con otra persona. Entre otras cosas, además de tu integridad, está en juego tu liderazgo espontáneo, que en ocasiones es más importante (en términos de eficacia), que tu integridad o bien equivale a lo mismo.
    Lo que describes me ha recordado a cuando viví en italia. No hay gente más astuta para eso de colarse que los italianos (bueno y los madrileños!). Debe ser por algo. No creo que sean los locos, son los pueblos, los “listos”, los tramposillos, el “furbo”… A veces hay que mostrar al otro, que eres más listo, a veces eso es necesario y no hacerlo es de tontos.
    Tu respuesta también la he ensayado yo en varias ocasiones y he sentido verdadero miedo, como digo en italia.(http://abpg.blogspot.com/2006/09/la-furba-italiana.html)

  6. La anecdota que cuentas no sólo está muy bien relatada, sino que pienso que es muy ilustrativa de caracteres sociales, por algo te dedicas a la sociología. Y entiendo el miedo de decir lo que hay que decir siendo extranjero, porque en alguna manera, un emigrante es siempre un extranjero, y muchas veces se queda callado antes cosas que en su fuero interno, considera verdaderas atrocidades contra el sentido común y la justicia. Y yo sigo siendo emigrante, aún después de más de cuarenta años.

    Resulta curiosa la hipersensibilidad que muestran los pueblos ante el extranjero. Recuerdo ahora una anécdota en una reunión con profesionales en Brasil, no voy a decir el sitio por razones obvias. Era un panel de expertos, en el que yo también participaba como tal. Interviné en tercer lugar, es decir, después de dos expertos brasileños, quienes se mostraron más que críticos con las cosas que se hacían y cómo se hacían en su país. Cuando me tocó el turno, y aún dentro del más educado protocolo, tuve el desliz de criticar dos veces y en cuestiones para mí no excesivamente importantes, cosas de Brasil …… todas las réplicas del auditorio se centraron en mí, que había sido prudente, muy prudente y muy “polite” al hacer mis críticas, y sin embargo, se obviaron las de los otros dos ponentes-expertos brasileños. Como diría Castelao: “cousas da vida”.

  7. Ciao Roberto!
    Cuando estudiaba Antropología con Lisón Tolosana (no me quiero dar importancia, era su hijo)!!!, Le propuse un trabajo, que llevamos a efecto al final una compañera y yo: Las colas, un estudio antropológico.”Cousas da vida”
    !!!Estoy planteándome volver a ello, después de lo “bien” que van los planes de grado nuevos en Sociologia!!
    La concusión, claro no se basaría en un pueblo= a un comportamiento

  8. Una pregunta: ¿los italianos utilizan ciao para despedirse o también para saludarse? Siempre tuve esa duda, tal vez tú me la puedas aclarar. Y ya que me pongo a preguntar a una experta: que significa el “pronto”, con el que contestan al teléfono, parece que tienen urgencia, si es así, ¿hay alguna explicación de esa urgencia?. Nosotros, recuerdas, decíamos “Dígame”, y muchos te contestaban “Meeeeeeeee”. Ahora decimos ¿Siiii? o Diga, escarmentados de tanto cachondeo.

  9. Hola Roberto!! Pensé que sabías italiano porque cantabas el bella ciao!!
    “Pronto” equivaldría a “diga”
    Efectivamente, los italianos dicen ciao al ir y al venir, o arrivederci (es como decri ” hasta vernos de nuevo” aurevoir francés)…
    Cuando aprenden el “HOla” español, te dicen el hola a lo italiano; te dicen hola cuando vienen y cuando se van, lo cual era una causa de sonrisa para mí cuando viví allí.
    Yo digo el siii?, me parece que el “diga” es presuponer que quien te llama es desconocido y requiere un trato formal. La comunicación para los sociólogos es muy importante ¿no?. Por eso hablamos de estas cosas.
    UNa cosa que me pareció muy graciosa del italiano, es el “Salve”, porque me recuerda a otros tiempos, y se dice en una comunicación muy muy formal. Es un poco impersonal, un saludo más formal que el ciao
    Ciao!
    Bea

  10. A mí, creo que coincidiendo con alguno de los comentarios anteriores, me enseñaron el miedo. y ha anulado me esponeidad que quiero compensar en muchas ocasiones… El miedo, tiene que ver con la moral y no solo con la autodefensa. Muchos de los mejores filósofos… fueron antes amedrantados moralmente desde el protestantismo, el cristianismo…
    el resultado fue una reacción creo yo (como la mía de la espontaneidad)

  11. Bueno, no tengo problemas, en general para entender el italiano, pero nunca pregunté por el tema de “pronto”. La palabra al ser igual que la española, me lleva al significado en español …. que viene a ser algo así como “apresúrate, dime ya”, y por eso me chocaba. Nunca me había parado a mirarlo en un diccionario, y aproveché que tú habías vivido allí para inquirirte.

    Yo también contesto siiiiii?, aunque me parece más correcto lo que hacen los anglos, al contestar diciendo su nombre. Aunque supongo que con los miedos alocados que ahora padecen, inspirados por el mismo poder, empezarán a cambiar esa buena costumbre de identificarse cuando les llaman.

    Otra cuestión que afecta a nuestra forma de contestar son las llamadas de robots, que ahora te alteran un día sí y otro también, esas donde quieren venderte algo como sea …. y no piensan que te están molestando, a veces, de forma muy rotunda. No soporto esas barreras que han puesto las grandes corporaciones para responder peor a sus clientes y comunicantes, barreras que casi impiden que tus llamadas lleguen a su destino. Es desesperante que te conteste un robot y te haga marcar uno o dos números y te vaya preguntando de manera casi incomprensible. Los más insoportables, de los que he vivido, son los suministradores de servicios móviles, Moviestar o Vodafone o cualquiera parece como si hablases con un saco de patatas.

  12. El miedo ya lo llevamos impreso, pero se puede fomentar …. muchas cosas nos pueden acelerar los temores, inquietudes y sorpresas. Y parece como si todo estuviera preparado para fomentártelas. No sólo la religión, sino la educación y las relaciones profesionales pueden acentuarte esas paranoias con relativa facilidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *