El/la mar es naciente y poniente. Esta pleno de leyendas y nos confiere horizontes. Ser de mar es una dimensión diferente. Los caminos van a la mar. Es fácil ir, no lo es tanto retornar. Hay que seguir, en el océano están nuestras esperanzas. La mar es femenina, es naciente, es origen. El mar es masculino, es poniente, es horizonte y es tormenta y turbulencia. Aventura y caos. Es este y es oeste, es norte y sur.


Llevo días escuchando música compuesta inspirándose en el mar. Esta de Marisa Monte es muy bella,

Entradas relacionadas

6 comentarios en «Caminos de la mar»

  1. La gente marinera es especial, como su mar. Hay un libro de Jorge Amado, Mar Morto, que habla de esa relación mágica con la mar …. aquí Jemanjá, la madre de los orixás. La mar tiene una atracción especial, hemos puesto en ella, mitos, aventuras, bichos, ….. tal vez la mejor expresión del caos.

  2. Dos poemas que ensalzan la magnitud del mar:
    “MAR IDEAL”

    Los dos vamos nadando
    -agua de flores o de hierro-
    por nuestras dobles vidas.

    -Yo, por la mía y por la tuya;
    tú, por la tuya y por la mía-.

    De pronto, tú te ahogas en tu ola,
    yo en la mía; y, sumisas,
    tu ola, sensitiva, me levanta,
    te levanta la mía, pensativa.

    Mario Benedetti:
    […] Porque con estas o con otras palabras,
    quiero decir que no sos tan solo,
    la querida muchacha que sos,
    sino también las espléndidas o cautelosas mujeres
    que quise o quiero. Porque gracias a vos he descubierto,
    (dirás que ya era hora y con razón),
    que el amor es una bahía linda y generosa,
    que se ilumina y se oscurece, según venga la vida,
    una bahía donde los barcos llegan y se van,
    llegan con pájaros y augurios,
    y se van con sirenas y nubarrones.
    Una bahía linda y generosa,
    Donde los barcos llegan y se van
    Pero vos, Por favor,
    No te vayas.
    (Mario Benedetti)

  3. Y por supuesto Antonio Machado:
    El mañana efímero. Antonio Machado:
    Al andar se hace camino,
    y al volver la vista atrás
    se ve la senda que nunca
    se ha de volver a pisar.
    Caminante no hay camino
    sino estelas en la mar.
    (XXIX)

    Todo pasa y todo queda,
    pero lo nuestro es pasar,
    pasar haciendo caminos,
    caminos sobre la mar.
    (XLIV)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *