El domingo a las 13,04 llegó el solsticio de invierno, allí donde la noche vence al día, y estos son mínimos a lo largo del año. A partir de ahí, el día se va agrandando, primero lentamente, luego como en las danzas paulovsianas acelerándose hasta el equinoccio de primavera ….. y se mantiene hasta el solsticio de verano. Este es un buen ciclo a corto. Es cuando la luz empieza a ganar a las tinieblas, cuando todo nuevamente vuelve a renacer …. a cobrar luz. Aprovechar estos meses es aprovechar la energía de la vida, convivir con la naturaleza, combinarse con ella. Podemos “oponer” (sic) este ciclo a corto, con el ciclo económico a largo que nos lleva a la depresión, podemos utilizarlo para innovar, para inventar, para pensar, para establecer proyectos, y estrategias novedosas, para superarnos, el astro sol está a nuestro favor, sepamos aprovecharlo. Es el momento de hacer planes, es el momento de pensar en horizontes, es el momento de plantearse nuevos retos y compromisos, es el momento de vivir. ¡¡¡Vivamos, pues!!!

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *