Manifiesto para emprender

Emprendedores e Innovadores

Los programas de emprendedores son poco eficientes y eficaces para desarrollar actitudes proactivas y con cierto toque aventurero entre la sociedad. España es un país cuya cultura no facilita precisamente el emprendedorismo. Y para fomentarlo, como en otras muchas cosas, imita casi literalmente los programas de las escuelas de negocio USA, y, sin duda, se equivoca. Este sería un esquema de análisis crítico de los programas actuales y sus opciones. Existen opciones complementarias y suplementarias a partir de la innovación, para llegar al desarrollo competencial y posteriormente al emprendedorismo. Queremos correr mucho, y no siempre el que corre mucho, llega antes. Además, a mí me interesa especialmente lo que se ha dado en llamar emprendedor social, que englobaría todas las formas de innovador-emprendedor.

La relación de más abajo es una comparativa entre emprendedores e innovadores, de ….. a …… La primera afirmación es lo que yo entiendo básico en los programas de emprendedores basados en cultura y formatos propios de las escuelas de negocio norteamericanas y de su cultura, y que están plenamente imitados por los programas españoles y europeos en general.

La continuación (el a ….. ) sería lo que aporta la metodología MINING-Aldebarán para transformar ese espacio en más cooperativo, más competente y más eficiente.

Intentaré explicar cada par de conceptos.

de prejuicio-intuición a Análisis-Conocimiento-Acción
(idea) (Diseño: action research)
Partir de una intuición, darle un valor extremo, conlleva una visión determinada de los seres humanos. No es preciso partir de lo que Schumpeter llamaba “acto cognoscitivo preanalítico”, o idea previa, sino que esa es una hipótesis sobre la que hay que construir un programa de análisis, de conocimiento, y de acción. Sin acción, sin experiencia no hay conocimiento probabilísticamente interesante. La práctica nos ha de llevar a configurar nuestro horizonte, el sentido estratégico de lo que queremos hacer y cómo queremos hacerlo. El punto de partida no es la idea, el prejuicio, sino la comprensión de la realidad.

de lo individual al Individuo y grupo + espacio alianzas
(grupo potencia empresas conjuntas)

Tratar un problema de emprendedores como un problema de emprendedor es poco eficiente y casi siempre con pocas probabilidades de éxito. El individuo es fundamental e importante, pero lo es más si aprende a serlo en un grupo, con un espacio de alianzas y de cooperación adecuados. Es más, me atrevo a afirmar que el grupo es más eficiente que la persona y además, favorece su desarrollo individual. Casi no hay empresas grupales, excepto cooperativas -no todas- y algunas familiares -cuando son varios hermanos-, pero nunca pasan de ser un bloque duro dirigido por uno con más iniciativa o que ha llegado antes o que era el más mayor. Se pueden hacer y diseñar las cosas más grupalmente, haciendo que los programas corran desde los grupos.

del apoyo a intuición al Desarrollo de la intuición (hipótesis)
(y de las competencias)

La intuición es importante, pero la comprensión lo es más. Saber no es lo mismo que intuir. Un saber continuo hace innecesario valorar tanto el intuir, y además, produce muchas “intuiciones”, si es que queremos llamarles así. Si apoyas los seres intuitivos, apoyas la aventura en un sentido tradicional del término. Hay que apoyar la flexibilidad, la recomposición de los proyectos a partir de nuevas hipótesis de trabajo y nuevos escenarios.

de “la idea ya existe” a “la idea se crea”
(…. y se apoya) (y se facilita su creación)

Es otro prejuicio ese de que la idea ya existe. Me suena a los cuentos de “Las mil y una noches”, que por cierto son de una extraordinaria creatividad, pero no para ser emprendedores. La idea es básicamente una reinvención, y un rehacer lo ya existente y verlo desde otra perspectiva, y en este aspecto, el individuo en un grupo es mucho más sagaz para ver lo que hay y como recomponerlo, reinventarlo.

De lo artístico a lo científico (ciencia aplicada)
(las cosas son) (las cosas se buscan y experimentan)

Ya está bien de confundir emprendedor con artista. Un emprendedor ha de ser científico, en su forma de ser y vivir, y sobre todo, para saber que paso dar con el mínimo de probabilidades de error y la mayor capacidad de anticipación. El emprendedor-artista deslumbra provisionalmente, pero …. ¿puede mantener ese deslumbramiento?, ¿se tiene que hacer mago? ….. No, ha de ser un buen analista que comprende cada situación y actúa en consecuencia. Tiene que saber prever el futuro, anticiparlo y para ello nada mejor que comprender lo real. Decía Gramsci que la verdad es siempre revolucionaria, y nos permite dialogar mejor con el rio de la vida.

De la Selección natural a la Selección racional
(darwinismo) (libertad y oportunidades)

¿Por qué empeñarnos en seguir la pauta anónima e inconsciente de la naturaleza en lo que se ha dado en llamar selección natural o darwinismo? No tiene sentido hacer una trasposición de lo natural en humano, ¿por qué tenemos que depende de la mano invisible de Adam Smith? ¿por qué no buscar elegir nuestro camino, que el horizonte podamos casi tocarlo con nuestras manos? ¿Por qué no dejarse llevar por la libertad y las oportunidades? ¿Por qué no prepararse para espacios libres y abiertos, espacios racionales y sentidos, espacios de aprendizaje continuo, sin dogmas previos?

de lo heróico a lo grupal
(aventura) (expedición)

Hay que preparar las expediciones. Un emprendimiento es una expedición, un plan de trabajo y de vida, que queremos que nos lleve a un sitio que elegimos, pero que no nos importará encontrarnos en situaciones diferentes, porque no era allí exactamente adonde queríamos ir, sino que queríamos ir y disfrutar del camino. Una expedición se puede planificar, se puede estudiar, se puede prever; una aventura exige de otras variables, de sacrificio máximo, de riesgo, …. Todo eso hay que limitarlo. Hay que convertir las aventuras emprendedoras en expediciones, que además tienen un principio y un fin.

de la soledad a las redes
(self-made-man) (intercambio experiencias)

Las cosas no sólo se hacen con otros, y como dice Sábato: “el otro es el que finalmente nos salva”, sino que hay otros otros, grupos sociales en otros espacios, espacios a los que nunca nos referiríamos si contemplamos nuestro trabajo como algo especializado, pero que “repiten” nuestros comportamientos de forma parecida, y podemos aprender de sus errores y ellos de los nuestros. Los espacios en red, de intercambio de experiencias y conocimientos, son hoy en día un buen basamento para emprender e innovar.

Bueno, esta es mi aportación. Una aportación que tiene fecha de hace más de quince años, pero que hoy he ampliado, con algunas aclaraciones conceptuales.

En definitiva, necesitamos emprendedores sociales, emprendedores-innovadores, personas y grupos que hagan posible dar un salto cualitativo sin precedentes, que traspase el umbral del individualismo y del egoismo y de voz a todos, a todos los que quieran participar en este gran proyecto que es hacer más equitativo, sostenible, viable y ecológico el mundo en que vivimos.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *