Change – Innovación

Obama Change

Ayer escuché el discurso de Obama a la convención de su partido, y era convincente, si señor, todo lo convincente que es un discurso de cambio, que ya sabemos que quién lo pronuncia, gana, porque en el fondo y en la superficie, todos estamos hasta las narices de lo que hay, y queremos que las cosas cambien, aunque luego tengamos que votar por otro candidato veinte años después que dice lo mismo, y nos ilusiona -¿o ya no? pero siempre hay a quién ilusionar-, nos emociona y nos gusta oir las verdades, la verdad sobre una sociedad injusta, y que en los últimos veinte años ha dado un paso atrás considerable, distribuyendo peor la riqueza, aumentando las distancias, siendo más elitista y desconsiderada con el otro, xenófoba, renovando su dogmatismo religioso, disminuyendo la libertad y poniendo barreras y fronteras entre unos y otros, que ha aumentado las guerras y el sinsentido de las mismas, etc. etc. -no quiero cabrearme demasiado un 1 de septiembre-.

Total, que Obama decía lo que se quiere oir desde hace veinte años, y más en una sociedad dura con el individuo como es la sociedad americana, con esa cultura puritana que “no permite al pobre”, más que en la medida en que es responsable de su propia pobreza; que no ofrece un mínimo de cobijo y bienestar a sus ciudadanos, salvo para los que puedan pagarlo; donde la persona está muy sola, como Gary Cooper en “Sólo ante el peligro”. Eso venía a decir Obama: no váis a estar tan solos. Porque el capitalismo es así, y el capitalismo norteamericano es “el capitalismo” en su máxima expresión, con todas sus ventajas, y todos, todos los inconvenientes. Es el modelo. Un modelo donde uno se siente nada ante el mercado, ante las corporaciones, ante el Estado “gran hermano” que te protege hasta de tí mismo, ante los lobbies y su decisiva influencia en todos los Washingtons del país. Y, supuestamente, de ahí hay que renacer.

Es un buen tipo, este Obama, y además, tiene muchas cosas que incitan a pensar en un Change que no será, pero que ilusionará a muchos.

Entradas relacionadas

2 comentarios en «Change – Innovación»

  1. ¿Todavía existe políticos incorromplibles? Quiero pensar que sí. No obstante… ¿Es posible a estas alturas del “juego” cambiar el tablero? Y tras leer del apoyo de Edward Kennedy, la pregunta mas importante es: ¿Le permitiran que viva para hacerlo? Bueno, aun así, me temo que todo poder de una sola persona tiene sus límites.

  2. Me gusta tu reflexión, pienso que complementa lo que yo afirmaba, de manera muy sintética. En términos generales, seguro que no hay políticos incorrompibles -están más en nuestra imaginación? Y sin duda, Obama corre un buen riesgo, porque su discurso es, en mi opinión, más duro para los poderes fácticos que el de Kennedy, entre otras cosas porque estos ahora son mucho más fuertes y se sienten más “en su derecho”. Es un tema complicado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *