Hace menos de seis semanas, en una tertulia con compañeros y amigos, alguno me preguntó qué opinaba sobre el crecimiento del PIB, en ese momento muy discutido, que se iba a producir. Dije que pensaba que iba a crecer un poco por encima del uno por ciento este año, y probablemente casi cero en 2009. El gobierno por esas fechas todavía pensaba en crecer al 2,9% y la oposición menos. Pero nadie pensaba por debajo del dos por ciento. Parece que no queremos ser conscientes de lo que ocurre.

(Innovación-Aldebaran Innovation)

Esta no es una crisis coyuntural, es algo más. En realidad, es la primera depresión significativa del capitalismo globalizado. En nuestro caso, se añade que nuestros fundamentos son muy poco sólidos, a pesar de las declaraciones de los que quieren alabar al poder, ¡cuidado! que ya eran poco sólidos antes de Zapatero. Se trata de bajar la tasa real de salarios, “hacernos competitivos” con los salarios del Este y de los países emergentes, y para eso, si es preciso, como se ha hecho, importar de forma masiva mano de obra para abaratar tanto los costes por unidad de producto como aumentar los márgenes de beneficio, y todo esto en sectores poco productivos.

El ladrillo, el comercio, la banca, ….. y luego los servicios, múltiples que se pueden ampliar, pero que necesitan una base de renta más cierta ganada mediante puestos de trabajo de mayor cualificación. Total, que el globo se deshincha. No es el único, se deshincha toda Europa -hasta Irlanda, el asombro de los últimos díez años-, en la medida también que se deshincha la economía del imperio, aunque ya los candidatos empiezan a buscar buenas razones para continuar exportando conflicto para mantener el aparato militar-industrial que se ha desarrollado en los últimos años. Muchas empresas dependen de ello, y muchos puestos de trabajo, algunos, muchos, demasiado bien retribuidos en relación con su aportación de valor.

Los últimos datos nos hablan de un paro superior al 10%, que el gobierno ya habla de unos presupuestos moderados y recesionistas para el próximo año, que el presupuesto de 2008 va a resultar deficitario y que no cabe duda, el sentido común acabará imponiéndose, y habrá que tomar medidas muy fuertes, que como siempre pagarán los mismos, porque la misma inflación que estamos padeciendo, provocada por el poder monopolista de las corporaciones y sus especulaciones varias, va reduciendo paulatinamente nuestra capacidad de compra, y a esto se unirán las voces pidiendo apretarse más el cinturón a los trabajadores. Vamos, lo de siempre. Y ahora, ¿quién responde de los beneficios alcanzados en los últimos diez años?, ese proceso de acumulación de capital, como nunca se había dado en la historia. Es de vergüenza, pero el sistema capitalista es así, los beneficios ya se sabe, en el fondo ni siquiera vale la pena cobrarles nada, porque al final nos los trasladarán a los precios, y seguirán ganando internamente, hasta que su competitividad exterior se deteriore, en cuyo caso quienes lo pagarán de cierto serán los trabajadores de rentas fijas, con una reducción de empleo, una mayor precariedad, y por supuesto, un menor salario real. Así son las cosas en el sistema. No nos podemos sorprender, viene ocurriendo desde mucho antes de que Marx lo descubriera como leyes básicas del sistema.

Entradas relacionadas

4 comentarios en «Innovación o recesión»

  1. No tiene solución viene ocurriendo a lo larlgo de la historia, pero los qaue nos dirigen siempre mienten hasta que se terminan dando cuenta que engañando no van a ningún sitio y al final aceptan la realidad no les queda más remedio. Lo cierto es que hay una situación preocupante y no sé si la evolución será positiva como en otras ocasiones, la crisis es imporotante y como dices los trabajadores son siempre los perdedores. Será necesario paa que lascosas cambien y tal vez haya posibilidad de innovar auqnue creo que será bastante díficil.

  2. Además siguiendo tus pautas lo importante es cooperar, trabajar en grupo, pero no sé que es lo que sucedes qu en estas situaciones tan complejas cada vez hay menos colaboraciñon, menos trbajo grupal y más individualismo, la sociedad se vuelve egoíste y más encerradas en sí misma. Te agradezco qu corrijas los errores no puedo modificarlos. Gracias,gasv

  3. De nuevo gracias por el análisis sintético y global de nuestra situación, a la par que claro. Como muestra de lo que dices no hace poco me levantaba y mientras escuchaba la radio oí un comentario de uno de los grandes bancos que decían -entonces- que iban a ganar un 2% menos que el año pasado (pobrecitos). Después Solbes decía que las empresas financieras debían aplicar medidas de “estrés” sobre las hipotecas particulares (es decir, perseguir la morosidad, limitar los plazos, la financiación…).Vamos que tras las cifras de paro, de impagos, se esconden micro situaciones que son verdaderas tragedias solapadas por los datos de la macroeconomía, como bien indicabas. ¿Crees que este toque de atención de la economía generará la tan necesaria reconversión de los motores productivos de la economía, es decir, la reducción del peso del ladrillo y del turismo de bajo perfil? ¿O sólo se “pasará” aplicando las medidas depresoras sobre los trabajadores -que comentabas- y con el nuevo ciclo a mirar para otro lado??? Un abrazo.

  4. Me temo que la cosa irá por donde tu indicas. Pocas son las energías que gastamos en fraguar el futuro, un futuro diferente. Pagarán, sin duda, los de siempre; y los otros no se comprarán el ferrari ansiado por esta vez.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *