Innovación: papeles (vivencias urbanas 8)

Cada vez que tengo que tirar una hoja a la papelera, me enfado. Noto que “algo mío se quema”. Y eso lo hacemos continuamente. Decían que con internet, íbamos a consumir menos papel, pero no es cierto. Hacemos copias y copias y copias y como sólo hay que darle a una o dos teclas, seguimos y no nos damos cuenta, hasta que nos damos cuenta. Es un despilfarro de papel, y de otras muchas cosas, porque no es el único aspecto que “quema nuestros bosques”.

(Innovación)

Ahora siento una angustia especial con eso de los bosques …. parece que no nos damos cuenta de la importancia que tiene el bosque para la vida, y como todo es un negocio ……. Ha empezado el calor y estamos en alerta …. y según avance julio más.

Ayer fui a poner las bolsas de basura en su sitio, y en el camino -no más de cien metros- recogí tres cajetillas de tabaco -curiosamente todas de la misma marca-, cuatro zumos de esos de plástico, al menos otros cuatro papeles de propaganda, de esos del buzoneo, y al final no me agaché más …. porque parecía un homeless haciendo una ruta de basurero. Iba pensando y al tiempo cabreándome, y diciéndome como era posible que en un barrio de clase media, con unos coches de miedo, al menos dos por casa, en casas unifamiliares, de esas adosadas, era posible que hubiera tantos “cernícalos”, tantos ignorantes, tantos inmaduros, tantos impresentables. Me preguntaba quiénes serían: si los padres o los hijos o los abuelos. Lo cierto es que todos los días tengo que recuperar la vista de la entrada de mi casa, siempre hay algo tirado en el suelo por alguno de estos impresentables. No lo entiendo, no puedo entenderlo. ¿Será que estoy viejo y cascarrabias?. Me duele el consumismo, cada vez más, y …. la ignorancia.

Sin embargo, ayer mismo y en la radio, cuando iba en el coche, oí a una locutora que nos ensalzaba por nuestro civismo, dado que habíamos reciclado casi dos tercios de lo reciclable, y …. yo me pregunto si estos datos no serán igual de fiables que los de los precios.

Otra reflexión: aprendí a escribir a máquina bien, con muchas pulsaciones, cuando era un chaval, a las 13 años. Desde los dieciocho he tenido una máquina Olympia, que todavía conservo. En esa época teníamos que esmerarnos en hacer “bien las cosas a la primera”, porque sino los trabajos salian mal y no eran presentables. Poníamos papel carbón y hacíamos una o dos copias, pero lo que está claro es que no teníamos posibilidades de rectificación, lo cual nos obligaba a escribir bien y a no equivocarnos. Desde que tenemos ordenadores eso ha cambiado. Ahora podemos elegir letras, elegir colores, rectificar, y así hasta casi el infinito. ¿A qué nos lleva eso? Pues, entre otras comodidades, a relajarnos. Ahora podemos equivocarnos y no pasa nada, porque siempre podemos rectificar, verlo nuevamente. Eso nos ha llevado a ser más consumistas y menos precisos en nuestras habilidades. Las tecnologías “nos han facilitado” el error.
Es curioso.

Entradas relacionadas

2 comentarios en «Innovación: papeles (vivencias urbanas 8)»

  1. Acabo de enviar la 1ª parte de la 6ª semana del curso.

    Hago referencia al Plan Estratégico Gallego de la Sociedad de la Información (Pegsi 2007-2010) que tiene por objetivo la implantación de la Administración electrónica en la Xunta de Galicia.

    Este plan está a su vez enmarcado en el Plan i2010 de la Unión Europea que también tiene por objetivo la implantación de la administración electrónica en todos los Estados Miembros.

    Cuando se implante una de sus ventajas será la “desmaterialización” de los procedimientos, es decir, la práctica desaparición del papel en las Administraciones Públicas.

    Marisa Alvarez.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *