Innovación: juveniles (viv. urbanas 5)

Innovación – Aldebaran Innovation

Innovación: jóvenes

¡Se acabaron los problemas! Ya parece que todos somos felices. Estamos iniciando el calor y el verano. Se acabaron los exámenes, ganamos la copa de europa de futbol, y parece ser que se ha ligado mucho con estas fiestas imprevistas. Tanto que hasta los menos jóvenes han debido de adelantar el sábado sabadete con las celebraciones, y los comercios estaban esperando a que todo eso pasara para montar sus rebajas, que son un éxito de público, esperado, pero no por ello menos celebrado.

Tan bien vamos que hasta nos sentimos más jóvenes, y no sólo eso, sino que vamos a atrevernos a pillar “el toro por los cuernos” y algunos se comprarán finalmente la casa, aunque las hipotecas ya no son lo que eran, y el euribor sigue arre que arre subiendo que te sube. Pero está claro, si somos capaces de ganar la copa de europa que no seremos capaces. Por lo de pronto, hemos “dejado” atrás a los italianos, que lo tienen crudo; estamos llegándoles a las barbas a franceses y alemanes, y que no se descuiden los británicos, porque enseguida estaremos con ellos. Un soplo de aire fresco se ha instalado en el sur de europa, aquí debajo de los pirineos, si, donde los franceses dicen que empieza África.

Pero, y me perdonarán mi sentido de lo real, pero …… las cosas son exactamente igual que antes, aún algo peor, aunque si nos animamos y tiramos de tarjeta es posible que podamos pensar lo que no es …. pero luego hay que pagar y les aseguro que no nos harán descuento cuando vengan a cobrar. Las cosas no van bien, seguro; no van bien. No se puede uno conformar con que al vecino le vayan peor, no nos van bien. Ya sé que nunca es el momento de introducir realismo, sobre todo cuando nos vamos a ir de vacaciones -los que puedan- y es el momento de ir preparando las cremas del moreno, la pamela o las playeras, pero las cosas no han mejorado porque hayamos ganado la copa de europa, y tengamos por primera vez un grupo que sabe jugar asociándose al futbol. Pero nos sentimos más jóvenes. No sé si innovaremos, pero las rebajas y los modelitos nuevos con mucha chicha al aire, igual nos permiten seguir viendo la vida de color de rosa.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *