Dinamizar la escasez (Innovación – Aldebaran Innovation)

Cuando no hay escasez, cuando hay abundancia, las cosas son más difíciles, aunque siempre podemos contar con la insatisfacción continua y las necesidades ilimitadas de los clientes. Pero para dinamizar la escasez, para convertirla en algo productivo y no necesariamente competitivo y conflictivo, sino positivo, contamos con muchos recursos que hemos recopilado de la experiencia:

· Primero, contamos con los clientes, como ya hemos dicho. Son el mejor estímulo para crecer y superarse, claro que es preciso que se den unas mínimas condiciones de competencia; si nos aproximamos a una posición de monopolio es más difícil trabajar con el cliente, porque en realidad, el cliente no existe, o sólo existe en tanto en cuanto consume, pero no en lo que hace referencia a la exigencia y a la participación en el proceso.

En este caso, normalmente, el cliente es un estorbo, visto desde la empresa; y es además, un ser enfadado y sin recursos para exigir, lo cual le lleva a posturas reivindicativas, en las que una gran parte de la energía se focaliza a la protesta, a veces, ni siquiera directa, sino más bien la queja.

· Después contamos con la necesidad siempre renovada, sobre todo en un mundo donde tarde o temprano, alguien hace algo que si no nos ponemos las pilas, quedamos fuera de juego. Fíjense IBM y los ordenadores personales. El monopolio se puede mantener muchos años, pero lo que hagas hoy mañana te pasará factura: el cliente no suele perdonar, cuando alguna vez tiene oportunidad de elegir.

· Además, contamos con los objetivos y los recursos siempre escasos. Todo sistema de objetivos nos remite a una autonomía para conseguirlos con unos recursos no siempre abundantes, lo cual conlleva un reto continuo, en el que las cosas mejoran poco a poco.

· También contamos para personas con autoestima y profesión, con lo que Melanie Klein llama posición depresiva, es decir, esa ambición de querer llegar que todos tenemos, y que además, es una buena plataforma para regenerar y reconstruir lo que hacemos y cómo lo hacemos.

Tenemos otros recursos, pero estos son los más significativos. Con ellos se puede hacer una buena labor en la recreación del espacio de escasez.

Entradas relacionadas

Un comentario en «Escasez»

  1. ¡Qué difícil es construir escasez donde no se vive! Es posible, pero cuesta mucho. Ahí la tarea y el proyecto juegan, si cabe, un papel más significativo que en otros proyectos de innovación.

Responder a roberto carballo Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *