Tres de cada cuatro trabajadores están estresados, con dolores de todo tipo, la mayoría de ellos, digo yo, psicosomáticos, es decir, producidos por el mal estado de las cosas y que afectan a su psique. Rechazan su trabajo y no me extraña. ¿Cómo podemos vivir así? ¿A que es debido? Se nos dirá que la causa es que trabajamos mucho, que lo hacemos en posturas inadecuadas o forzadas o que hemos tenido accidentes laborales, pero son explicaciones superficiales y primarias. En realidad, todo es porque estamos a disgusto, no nos gusta como nos tratan, no nos gusta nuestra vida, no nos gusta nuestro trabajo, y lo sufrimos, en vez de disfrutarlo. Claro que la causa no la voy a atribuir, como hace el director general de tráfico, a los conductores mismos, es decir, a los trabajadores mismos, sino a los que generan unos espacios de trabajo presionantes e infernales y que acaban llevando a todos a situaciones de stréss.

Alucino con la ligereza que tiene el sistema capitalista para “despistarnos” diciendo que el problema está en sus síntomas, en vez de buscar sus raíces. ¿Cómo podemos estar a gusto si el sistema nos obliga? ¿Cómo podemos estar a gusto si el sistema nos impone sus normas y nos obliga a seguirlas? ¿Cómo podemos disfrutar del trabajo, si no nos dejan participar más que haciéndolo, pero nadie nos pide opiniones ni valora nuestras ideas para mejorarlo o hacerlo de una forma diferente? ¿Cómo se puede estar a gusto y no tener stress, si no podemos aprender ni valorar debidamente lo que significa aprender, sino que acabamos diciendo que no tenemos tiempo para hacerlo? ¿Cómo podemos estar a gusto con nosotros mismos, si las jornadas son agotadoras, y sabemos que son ilegales, pero tenemos que hacerlas porque “todos las hacen”? ¿Cómo ….?

Pues ahí tienen Uds. la causa del estrés, de la enfermedad, de los accidentes y de otras muchas cosas. Igual que es la publicidad y las carreteras y los coches que se venden por ir a 200 por hora los que acaban llevándonos a correr demasiado en relación con lo que sabemos o podemos, y creernos que somos fittipaldis, y que podemos ganarles a todos, y al final, catacrack, un accidente de tomo y lomo …..

(Innovación – Aldebaran Innovation)

Que no nos engañen, no dejemos que nos engañen y aún encima de estresarnos, nos obliguen a pensar que es lo que hemos hecho tan mal que ahora estamos tan nerviosos y tensos que cometemos constantemente errores, y el primero de ellos, tener que trabajar para gente que no sabe que, a pesar de ser seres maravillosos, somos limitados. Y no podemos hacer aquello que es imposible. Ya saben: “lo que no pué ser, no pué ser, y ademá é imposible”. Salud, y nunca mejor dicho.

Ya sé que es políticamente incorrecto reproducir estas cosas, pero alguien tiene que hacerlo.

Entradas relacionadas

Un comentario en «Estrés»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *