No hay como el crédito para superar la tendencia estructural del capitalismo a la sobreproducción. Pero claro, tiene sus límites. ¿Dónde están esos límites? Difícil saberlo. Los japoneses han llegado a adelantar cuatro veces a su PIB, los norteamericanos por dos y pico, los europeos por 1,3 mientras los brasileños parece que todavía se mueven en un treinta y tantos por ciento del PIB. ¿Qué quiere decir todo esto? Pues entre otras cosas que las hipotecas en Japón ya hipotecan hasta a los nietos y posiblemente bisnietos, pues llegan a los cien años de plazo: ¿Cómo es posible que tengamos que hipotecar a nuestros bisnietos para pagar una casa, probablemente pequeña y sin muchos servicios, que además, dentro de cien años se caerá de vieja y de antigua? Pues hay gente así. Y el sistema es así. Cuanto más crédito concede, más posibilidades tiene de vender y hacer negocios. Por tanto, ampliemos el crédito. Proposición que parece no entender el Trichet ese del Banco Central Europeo, que está preocupado por la inflación, y la relaciona con el tipo de interés, ¿no habrá alguien que le proponga cambiar de dogmas económicos? Es que a veces los monetaristas parece que no tienen ni idea de lo que dicen y hacen. Pero allá ellos. Siguen pensando en quién tienen que pensar, en los que les retribuyen, bien sea directamente o emocionalmente. ¡Qué le vamos a hacer!

Entradas relacionadas

2 comentarios en «¿Crédito?»

  1. El “Money for nothing” de Knofler y los Dire Straits es excepcionalmente bueno. ¡Cuanto han hecho muchos grupos musicales por aclararnos lo que pasa a nuestro alrededor! Música y realidad social.

  2. En último extremo, sin ese mundo ficticio que es el mundo del crédito, no habría posibilidad de hacer efectivo un mercado con precios monopolísticos,y en consecuencia, no habría más que depresión y ningún estímulo para innovar. ¡Qué cosas! ¿verdad?. Sin duda, consumir más, gastar más, endeudarse, es una necesidad muy interesante y lucrativa para el sistema. Quienquiera fomentarlo, por una parte, y sufrirlo, por otra, ya sabe, ya sabe lo que hacer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *