Cuatro noticias confirman lo que ya sabemos: las cosas se están poniendo muy, pero que muy mal, o es que de pronto todos los periodistas han entrado en “miedo escénico”, que también puede ser, porque el miedo vende.

La primera la situo en el este: “La moderación del precio de los alimentos no frena al IPC”. O sea que tenemos inflación para rato, y sobre todo, un “achuchón” más para los salarios reales, porque si me permiten, ¿quién se cree realmente que los alimentos no han subido? Yo voy dos veces a la semana a la compra, y que no me vendan estadísticas. Ya me quisieron vender que la entrada en el euro no significó más que un 20% de inflación de cinco años, cuando a los seis meses, los precios en la calle habían “recuperado” el exceso de la igualdad 100 pesetas = un euro. Volviendo de viaje de América Latina estuve hablando toda la noche con un ejecutivo de una empresa de trading de productos básicos. Decía: “Estamos ganando lo que nunca pensamos que íbamos a ganar, porque los precios se han casi triplicado en cuatro años”. ¿Hay alguien que pueda creerse la estadística del IPC?, que me perdonen, pero yo no. En todo caso, por qué sitúo la noticia en el Este, porque surge sin preguntar, como el sol por la mañana y ataca lo esencial de la vida, la supervivencia. Aseguro que eso le vendrá bien al sistema capitalista, los salarios reales bajarán y los puestos de trabajo serán, si es posible, que siempre lo es, más precarios.

Rosa_de_los_Vientos_Mosaico_Torre_H_rcules-XAVIER_CORREA_CORREDOIRA-_IMG_4010.JPG

Segunda noticia, en el mismo medio -hoy no he comprado más que uno-: “La recesión asusta a las bolsas mundiales. El IBEX cae un 4,1% en una semana ….” y los otros indicadores de otras plazas financieras, también …. algunos más, como los de Extremo Oriente. Pongo la noticia en el Oeste. Es claro, porqué. La gran recesión tiene su fundamento en las locuras imperiales de los USA, ni más ni menos. Es un mal viento que nos ha llegado del Oeste, y que tiene su materialización en las guerras de Irak y Afganistán, entre otras. Una tormentaza, ante la que no cabe seguir bajando los tipos de interés. Ya lo hizo Japón hace más de diez años, y mal les fué durante esa década.

300px-Rosa_de_los_vientos1.png

Tercera noticia y la situo en el norte: “El BCE lleva al Euribor a su máximo del año”. Ahora ya estamos en el 4,75% y todas esas muchas hipótecas referenciadas al Euribor y a una media de casi treinta años de plazo. ¿Se imaginan lo que eso va a restringir otras compras? Nuestros hijos tendrán que dejar de ponerse una camiseta, encima de otra, y por encima un jersey, y luego una bufanda y además, una chupa y no se cuantas cosas más que han inventado para que vayan “forrados”, aún en verano, y así compren, porque sino no se puede mantener el beneficio. A ver a que diseñador se le ocurre quitar ropa. Tienen que seguir hacia el más extremado barroquismo. Bueno, pues el tipo de interés que más nos preocupa, sigue y sigue y sigue subiendo, que además es el interbancario, es decir un tipo básico para las transacciones y la liquidez del sistema financiero. Los rentistas lo pasarán bien en los años venideros, porque los bancos y cajas se han lanzado a ofrecer depósitos variados al 5 y hasta más, por ciento. Si tienes dinero, quítalo de la bolsa y mételo en plan rentista en depósitos bancarios. Te da más seguridad …. pero ¿ahora? ¿ahora que se han reducido las rentas disponibles para consumir? Esta claro que serán pocos los que puedan aprovecharse de la oportunidad (para los rentistas-capitalistas). Al francés este del BCE no le gusta bajar los tipos, ¿será también rentista? o más bien su rigidez en ese punto, que es para lo único que está donde está, atiende a razones más profundas, como conseguir que la presión a la baja de los salarios sea más efectiva y fácil. Pienso que si. Esa es la cuestión. Los europeos -parece ser- ganamos mucho, aunque unos mucho más que otros, claro. Ganamos mucho en relación con los chinos, o los hindúes, e interesa forzar la “competitividad” de la economía europea, con el alza del euro respecto al dolar. Paradojas de los monetaristas y liberales de cuño Chicago. Aunque antes era mejor, porque antes el tipo de interés era limpio, ahora afecta a nuestras deudas privadas y al coste de las hipotecas. Y ya empieza a ser “políticamente incorrecto”. Los neoliberales tendrán que inventar otras políticas “más limpias”. Lo he situado en el norte, porque es evidente que son vientos polares que “nos vienen del norte”.

seda_baricco1.jpg

Por último, ¿qué pongo en el sur?, algo caliente, algo que al oirlo nos cabrea, pero que ya lo sabíamos, a pesar de las muchas ideologías y propagandas de cualquier gobierno que se precie, español o de otros sitios. Resulta que hemos crecido a un ritmo impresionante; resulta que los beneficios se han disparado hacia cotas inusitadas y los negocios han ido, no bien, sino extraordinariamente bien; resulta que ahora nos hablan de crisis, pero llevamos unos añitos pero que muy buenos. Podíamos habernos creído que el crecimiento era bueno para todos. Pues no, y que conste que ya lo sabíamos. La respuesta es no: “Los pobres nunca se beneficiaron del PIB”. Pues claro, con este modelo de super-explotación está claro que los pobres son más pobres, que los ricos son más ricos y los que estaban en el medio, tienen que hacer un mayor esfuerzo para tirar para adelante. La renta ha circulado desde los pobres a los menos pobres y de las clases medias hacia las altas. Total, más concentración de la renta y de la riqueza. ¿Quién se podría creer que todo eso de la globalización no tenía coste ….. para los de abajo? No lo olvidemos, todo gira en torno a la tasa de salarios, la tasa por unidad de producto, y en Europa tiene que bajar, tiene que bajar, porque si no es así no podemos competir con los países emergentes, a no ser que volvamos a la edad de piedra y pongamos unos aranceles, que ya tenemos, de órdago y muy señor mío. O sea, que curioso, ¿puede ser? Es increible, las clases bajas están de capa caída, y además, sin ninguna posibilidad de respuesta, del tipo que sea, ni siquiera sindical. Aunque hay que agradecer que la noticia tiene su origen en un sindicato. Todavía no lo hemos perdido todo.

007.png

He aplicado mi metodología de la Rosa de los Vientos, en este caso, los puntos cardinales mezclado con los vientos. El viento de levante, tremendamente enloquecedor, nos sube los precios; el viento borrascoso del Oeste, nos dice que vamos a peor; el viento polar del norte nos ofrece la oportunidad de ser rentistas; y por último, los vientos del Sahara, llenos de polvo y lluvia, mezclados, nos llevan a la miseria. Porca miseria, decían los italianos.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *