Innovación-errores

“Hasta demeter la pata se aprenden cosas nuevas …..” dice un grupo de música, Barricada, “por lo que todo lo que has vivido es importante”

¿Errores? No, oportunidades. A los de Barricada parece que todavía les dan vergüenza los errores …… parece que quieren convencernos de que se puede “meter la pata”, pero lo conveniente es casi lo contrario. Tener errores es fuente de aprendizaje, es fuente de escasez, es fuente de superación.

La ciencia usa como máxima el “prueba y error”, experimentando una y otra vez hasta que encuentra algo que buscaba. Hay organizaciones donde “no equivocarse” a lo largo de un ejercicio, se penaliza hasta con retribución variable menor. ¿Cómo es posible no equivocarse? ¿No será que no se ha atrevido, que no ha arriesgado, que no lo ha intentado? El error es básicamente una gran oportunidad, y como dice Barricada, “todo lo que has vivido es importante”. Decía mi madre, y supongo que muchas madres, que “lo que no mata, engorda”.

O sea que ya saben, libertad para equivocarse. Ah si, pero aprendan del error, no vayan sólo a quedarse en que está bien equivocarse. En principio, hay que ir como los japoneses: just in time y “acertar a la primera”, pero si no se acierta, al menos aprendamos. Casi estaría seguro que para innovar hay que probar muchas veces antes de acertar. Nadie quiere equivocarse, pero hasta el hecho de equivocarse tiene sus ventajas, nos hace más humildes, y seguro seguro que podremos aprender más desde una posición de humildad, que desde una posición de los que dicen que “aciertan siempre”.

Entradas relacionadas

4 comentarios en «Innovación-errores»

  1. Espero que el Profesor Carballo no haya generado este comentario a partir de la observación de los errores de sus alumnos en el curso de innovación directiva, es decir, nosotros. Pero sea o no así, aprovechemos ese camino como camino de aprendizaje. No olvidemos que, por ejemplo, para que una iniciativa empresarial vaya adelante otras muchas han quedado por el camino. Esto lo saben bien los estadounidenses, pero aquí sigue dándonos miedo escénico el error. Javier

  2. Por supuesto, tu miedo no es cierto. Salió de lo que digo, de una noticia de un grupo, Barricada, que iba a actuar no sé donde en Galicia, y que decía la frase que explico al principio. Y cuando lo escribí, hacia las tres y cuarto de la tarde, me sentía ya encantado con el grupo que había estado trabajando por la mañana. Y por cierto, mejoró aún mucho más la calidad de su trabajo por la tarde. O sea que no tienes de qué preocuparte. Sin duda, no aceptamos bien el error en nuestra sociedad, y más en la Administración Pública, debido a la presión política, esfera donde equivocarse puede tener consecuencias nefastas para quién tenga que dar la cara, pero eso no es óbice para que el error sea una fuente de aprendizaje y de oportunidades, siempre que se sepa trabajar, y comprender. Si no se comprende, y se intenta tapar o pasar de él, los resultados la vez siguiente serán tan malos como en la que calificamos de error. Y eso, por desgracia, ocurre demasiadas veces. La forma de acercarnos a la realidad y a su comprensión es por aproximaciones sucesivas, y ese etapa del método científico, sirve para probar, para experimentar, para intentar algo, aunque no salga, porque sólo intentándolo una y otra vez finalmente, o en algun momento, conseguiremos llegar adonde queremos. Y eso exige una gran tolerancia con el error. Los errores se han de convertir en oportunidades de aprendizaje, y ponerlos en positivo. ¡Que bien que lo has intentado! ¡Inténtalo otra vez! Gracias a ti sabemos que las cosas para que funcionen hay que hacerlas de otra forma. Refuerzo positivo que “reconoce” lo que tiene el error de importante, que es que “se ha intentado”, nos hemos atrevido a dar un paso, que otros no se habían atrevido. Eso siempre es de agradecer, además de las enseñanzas que en concreto produce. Gracias por tu comentario y por visitar la página. Un abrazo, Roberto Carballo

  3. Es cierto que nuestra educación, la mía en particular fué así, hace que nos de miedo equivocarnos. Es importante perder el miedo al error, pensar que vamos a acertar, pero que si no acertamos, por lo menos podemos aprender de cada error.

  4. Nos equivocamos e inmediatamente nos sentimos como culpables. Esto significa regresión, aumento de los miedos a emprender en el futuro, pérdida de energías para atreverse, timidez. Tenemos que superar ese formato. A nadie le gusta equivocarse, pero si el error lo transformas en una oportunidad (un problema – una oportunidad), lo pones en positivo, estás tan ocupado en encontrar alguna salida, en comprender por qué y en buscar alternativas, que no tienes tiempo de lamentarte. Otra vez la tarea se convierte en terapéutica y la “nostalgia” o el pasado en grandes lastres con los que no podemos seguir caminando. O sea que como me decían de chico, tienes dos opciones: sufrir o vivir. Intenta vivir y evita en la medida el sufrimiento. Superar situaciones es como superar barreras, es un buen juego deportivo, fair play, dirían los anglosajones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *