Buceando por internet, a veces uno se encuentra monumentos a la ideología dominante que te dejan “quieto-parado”. Esta vez es uno muy bien publicado, por una corporación de prestigio, perfecto formalmente, pero podían haberse interesado más en los contenidos, o al menos disimular más lo que dicen.

Leer más