Me desperté a media madrugada. Unos segundos antes de abrir los ojos me vino en bloque un conjunto de pensamientos sobre la interrelación entre mi modelo de innovación y lo que he hecho este curso. He intentado ya dos veces escribir, pero no logro escribir lo que pensé.

Era un pensamiento muy claro, entrelazado, complejo, que relacionaba mis cuatro variables clave: Cliente-necesidad, Calidad-cemento, Comunicación-estructura y Conocimiento-aplicación, con los pasos que había seguido en el curso. Les explicaba a mis alumnos, ahora que ya hemos terminado, el por qué de cada paso, el por qué de cada momento o cada énfasis.

bluesteps.png

Seguro que fueron unos segundos, solo unos segundos, pero me levanté ilusionado. Seguí pensando mientras me encaminaba al servicio, y luego, cuando tomé un vaso de agua, y luego cuando volví a la cama para volver a dormirme. Me gustaría recuperarlo, pero como pasa con los sueños, no es posible. Bueno, no es posible lo mismo que “te ha encantado”, aunque puedo reconstruirlo. Lo haré, tal vez mañana. Hoy sólo quería contar sobre mi “post-sueño” o “pre-despertar” o como queráis llamarlo. Lo cierto es que estuve a punto de ir al ordenador y escribirlo, pero …… sentí frío -el tiempo se había enfríado- y no tenía ganas de que el insomnio “me ganara la batalla”, ahora que duermo algo mejor.

Total, que como pasa con los grandes sueños ……. habrá que sentirse nuevamente inspirado para contar esos flashes motivadores que tal vez hasta me despertaron.

Lo que más me sorprende es la claridad dentro de la complejidad, y que todo eso “lo produzcas” dormido o casi dormido. No es la primera vez, y espero que no sea la última. Hay otras veces que también me pasa, pero es como un pensamiento de recien despertado. Esta vez todavía estaba ….¿dormido?. Sin dudar, es un buen síntoma.

Entradas relacionadas

2 comentarios en «Sueños»

  1. soñar es vivir y vivir es soñar, y lo mejor de conseguir descifrar sueños o imprimirlos o simplemente acariciarlos es que te dan una continuidad para continuar soñando creando los nuevos sueños. Con la opcion de batirlos juntos o por separado… Desde el maravilloso insomnio de los sueños. Me encanta participar de tan plenas experiencias, en silencio o tal vez como un sueño.

  2. Es curioso el mundo de los sueños, tan pronto te encuentras inmerso en una aventura increíble como acto seguido despiertas y no recuerdas nada.

    A propósito del comentario del profesor, me gustaría narrar una experiencia que tuve con aproximadamente 10 años.

    Llevaba noches teniendo la misma pesadilla, fue mas de una semana el tiempo que estuve despertándome en medio de la noche, sudando y asustado por la misma historia que se repetía una y otra vez, apenas la recuerdo y la verdad, ni ganas de hacerlo.
    Era un chaval de 10 años, mis padres incluso pensaban que podría tener migrañas o algo raro, que pudiera estar provocando tal situación. Pero nada, estaba mas sano que una rosa. Ante la propia incertidumbre, la desagradable circunstancia se alargo hasta aproximadamente dos semanas, recuerdo muy bien que incluso tenia miedo a dormirme y no sabia por que pasaba todo eso.
    Un día entre tanto sufrimiento decidí que ya estaba bien y me pase toda la tarde pensando que era un simple sueño y que no tenía que ocurrir si yo no lo deseaba. Cuando caí dormido todo parecía normal (la secuencia empezaba como cada noche y me predisponía a lo peor, en ese momento me di cuenta que sabia lo que iba a pasar a continuación, era extraño y asombrosamente era consciente de donde estaba, sabia que dormía, que pasaban cosas y lo mas importante, que todo lo que pasaba no podía ser generado mas que por mi propia mente. Así que en ese momento, espacio de tiempo que jamás olvidare, empecé a controlar lo que ocurría, hacia mover cosas a mi antojo, que se dieran situaciones totalmente diferentes a mi fatídico sueño y cuando pensé que ya había tenido bastante decidí despertarme. Durante todo el sueño fui consciente de lo ocurrido, sabia donde estaba, recordaba que había cenado esa misma noche, el día que era, lo que tenia que hacer cuando me despertase… me encontraba en un estado en el que parecía que estuviera escribiendo un libro y ocurriese lo que a mi se me antojaba. A la noche siguiente la pesadilla no volvió. Hace pocos años me volvió a suceder algo parecido, no tan significativo pero si una situación similar.

    Igual hay mucha gente que es capaz de controlar sus sueños, e incluso soy el único que no lo hace, no tengo conocimientos al respecto. Lo que si se, es que fue uno de los sueños mas satisfactorios de mi vida.

    Desde luego, sabiendo que esta situación fue totalmente real me atrevería a asegurar que si encontramos la formula exacta podemos soñar todo lo que deseemos, incluso retomar los momentos mas motivadores o divertidos a los que el profesor hacía referencia, solo hay que tener paciencia, mucha paciencia.
    Buena suerte.

Responder a kardelan Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *