Mal que nos pese, se avecina. No es una paranoia de economista, tan propia de nuestra profesión. Son los datos que poco a poco invaden nuestra cotidianiedad. Una crisis que se ha iniciado en el motor, uno de los motores de los últimos años, la construcción y por otro lado, la ampliación del tiempo de los créditos, la “huida hacia adelante”, adelantando el consumo sobre la renta disponible. Los otros motores son más internacionales: la guerra de Irak que ha mantenido la tensión productiva en los USA y los países emergentes, especialmente China que “han tirado fuertemente del carro”.

479841372_4d38be4bbb_o.png

Bien, los dos primeros motores están en recesión. Se contratan menos hipotecas, se construye menos, se empiezan a llenar las ventanas de ofertas de pisos de segunda mano. Por otro lado, los bancos ajustan sus condiciones, porque tienen miedo a un aumento exponencial del riesgo y de que las familias no puedan hacer frente a sus posiciones endeudadas. China sigue bien, pero menos, y tenemos que suponer que después de los Olímpicos de 2008 empezará un descanso de su ritmo. Suele pasar después del gran esfuerzo que suponen la organización de unos Juegos, en realidad, adelantamos nuestro trabajo, lo concentramos y luego tenemos que empezar a descansar. Esta claro que la guerra de Irak está a las puertas de su final, y que no es posible una nueva aventura estadounidense, porque parece más que factible que sean ahora los demócratas los que ocupen la Casa Blanca. No es que sean inmunes a las guerras, pero precisamente van a subir a la presidencia por el exceso de guerras y tensiones del gobierno actual.

En definitiva, 2008 es el punto de inflexión. Imagino que será en la primavera o el comienzo del verano cuando se empiecen a notar los efectos, siempre que no sean sorpresivos, aunque pienso que no va a ser así. El espectáculo solo se suele producir en la bolsa, y la bolsa lleva un año haciendo picos cada vez más profundos, lo que significa que “las cosas no están nada claras”. Y no lo están desde hace meses.

Me preocupa que ahora precisamente empezábamos a vislumbrar una cierta sensibilidad respecto a la innovación, y puede ser que todo se difumine, porque ya sabemos cuando las cosas no van bien, lo primero es lo primero, y está claro que la innovación no es lo más urgente, aunque seguro es lo más importante. Siempre quedan resquicios, pero las cosas avanzarán más despacio, si cabe. Los que propugnamos nuevas estrategias y métodos de innovación sentiremos como nuestros programas y proyectos quedan algo o más marginados. Siempre ocurre.

Entradas relacionadas

7 comentarios en «¿Crisis?»

  1. El problema está en que con la que se avecina, demasiados prefieren seguir viviendo en el país de las maravillas revoloteando como la abeja Maya. Y es que los presupuestos generales, recientemente vetados en la Cámara Alta se permiten demasiadas “alegrías”.
    Se debería de planificar adecuadamente, para un futuro que será problemático, porque está claro que las vacas flacas están a la vuelta de la esquina. Un abrazo.

  2. Yo que tengo la mirada positiva no soy tan negativo como Rubén. No creo que los Presupuestos se den muchas alegrías. Son vacas flacas para el pueblo más que para el Estado. Tenemos Superavit, más políticas sociales, una economía que crece, menos,pero crece. Ya ha n bajado los tipos en EE.UU. ¿Qué va a pasar en Europa?. La crisis vendrá, pero no va a ser tan cruel como en la década de los noventa.

  3. Hace años, cuando empezaban las manifestaciones antiglobalización, no entendía el contenido de sus reivindicaciones. Ahora puedo ver las consecuencias. Las grandes empresas mundiales serán gigantes en pocos años y titanes en pocos más. Yo me pregunto entonces si no estamos ante un nuevo orden económico, donde unas pocas empresas controlan la economía del mundo y por ende la organización política y social. ¿Esto es neoliberalismo económico o “neodictadura”?. Los gigantes mundiales dictan los precios tanto a consumidores como a empresas, y de igual modo se imponen los salarios. La punta de la pirámide social se está elevando hacia el cielo, y la base, cada vez más gruesa, hacia el infierno, (por continuar con la misma metáfora). Salarios congelados desde hace años, subida de precios, incremento del endeudamiento familiar, la tasa del paro que ya alcanza el 11,4%, el Euribor que continúa su escalada, ¿estamos preparados para la crisis, o mejor aún, nuestros gobiernos están tomando medidas?. Parece que no nos importa, asumimos pues con resignación esta situación. Antiguamente esperaban que las soluciones vinieran del cielo, parece que ahora y volviendo a la metáfora, tampoco vamos a encontrar remedio allí. Los 80 están de moda, y ahora como entonces damos gracias a nuestras empresas por darnos un trabajo, debería entonces dar las gracias también por pagarme por ello. Con esta mentalidad no me extraña que ni me plantee la idea de que el beneficio no se está distribuyendo entre aquéllas personas que contribuyen a crearlo. Las fábricas se desmantelan y se implantan en otros países porque no se obtiene el beneficio esperado, los despidos están así igualmente justificados. Bueno, para acabar con algo de humor, ya que no puedo permitirme ir de compras, tomar un pincho y una caña o irme de viaje, me refugiaré en el mas preciado recurso: ¡yo! (esta tarde no me pierdo la clase de yoga…).
    (Roberto, aprovecho para mandarte un abrazo)

  4. Con qué orgullo muchos, inocentemente, hablan de la “estable y creciente economía española” (o del país que sea) y de lo “más o menos” bién que se vive en paises desarrollados como el nuestro. Pero qué triste descubrir que en realidad aquello que muchos ven como algo “seguro”… pende de un hilo. Y, tal vez, lo más preocupante es que es un hilo que, dependiendo de por dónde pete, hará caer a todos los [paises] que estan agarrados a él.

    Supongo que las guerras… bueno al fin y al cabo perjudican a los Estados combatientes (y sus ciudadanos) y sus respectivas economías (salvo excepciones en que precisamente ocurre lo contrario, que sean beneficiosas para el buen funcionamiento de su economía [perdónseme hablar de los “beneficios” de una guerra]). Pero… en el nivel de interdependencia que hemos alcanzado… en caso de “crisis” (y especialmente yo pienso que más allá del tremendo problema ecológico hay que destacar una cercana “CRISIS energética” que no soy capaz de calcular para cuando) las consecuencias serian (o tal vez “van a ser”) a nivel mundial.

  5. Respondiendo a Jose:
    Por abordar una parte, la política fiscal, la cual debe de ser una herramienta para regular la economía de un estado y hacerla más eficaz y eficiente. La presión fiscal ha aumentado dos puntos desde que el Presidente Rodríguez gobierna, superando el 40% del producto interior bruto, siendo además España el país de la Unión Europea en el que los salarios han perdido más poder adquisitivo en los últimos años, deberían de usarse estas herramientas para mejorar estas cosas que redundan en las economías familiares, de unas familias muy endeudas y teniendo en cuenta que la cuota de una hipoteca media en los últimos 3 años ha subido más de 400 € al mes, se deberían de establecer las medidas apropiadas, puesto que dudo que comiendo conejo (doctrina gubernamental sorprendente), vayamos a arreglar mucho.
    Por otro lado, las desigualdades fiscales que ha consagrado el Presidente Rodríguez. Las desigualdades fiscales generan desigualdad social, y que el nuevo Estatuto catalán del Tinell, consagre en el inversiones a realizar permanentemente, y que además la propia generalidad catalana pase a manejar aún más IVA e IRPF del que ya manejaba, deja a un estado fiscalmente muy reducido en esa comunidad autónoma, y demasiado condicionado en otras. Y es que la regionalización del gasto llevada hasta el extremo resulta contraproducente.

  6. Para mi amigo Rubén:

    A mi no me parece mal que las presión fiscal ahaya aumentado, mucho más cuando eso ha servido para impulsar políticas sociales com la Ley de Dependencia. Por cierto, Ley que en Madrid ha sido retrasada por beneficio electoral.Eso si que es mirar por los ciudadanos. Tengo la ESPEREANZA que eso le vaya a pasar factura al PP.Las hipotecas han subido mucho, per ¿la culpa es de ZP?. No recordaba que fuera el Presidente del Banco Central Europeo, mira que tiene tiempo libr este hombre. Además me gustaría que Don Mariano y su equipo se pasaran por mi casa y me llevaran las cuentas: van a reducir los ingresos(impuestos), pero a la vez van a gastar más(guarderias) y van a seguir teniendo superavit en las cuentas públicas. Ah no, que nunca ha tenido el PP superavit no me acordaba. A mí que me lo expliquen. Las desigualdades de las que hablas son un pelin graciosas. Lo digo sobre todo por que ser del PP, querer liberalizar los servicios públicos y querer igualdad social, la verdad me suena a cuento chino. En mi opinión, el PP debería mantener un discurso liberal- conservador, no se si por este orden, y dejarse de engañar a la gente. Con ellos había menos becas, menos investigación, menos gasto social, menos políticas sociales, más guerra, más chapapote, máss gescartera, más huelga general, más religión. Ah, también se negociaba con ETA, se trasladaban presos etarras a la Península, se hacían bodas pseudo-oficialesetc etc etc….
    Un abrazo Rubén

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *