No soy pesimista, soy realista: otro Prestige volverá a ocurrir, como han ocurrido ahora accidentes en el acceso al Azov. El abaratamiento de los costes de transporte, las banderas de conveniencia, la burla de los standards internacionales, y el aumento del transito por mar son, entre otras, causas por las que ocurrirán otros accidentes similares. Que sean en un sitio u otro es cuestión de azar, y también del tiempo y de las condiciones atmosféricas. Finisterre es un lugar de fuerte tránsito, con condiciones muchas veces malas; por los mares que rodean Galicia la probabilidad es alta, porque se dan todas y otras características. Sólo se puede desear que no ocurra y que cuando ocurra, estemos preparados, tengamos planes adecuados y los pongamos inmediatamente en marcha, y luego que la naturaleza no los trunque.

Prestige_se_hunde.jpg

Lo que difícilmente va a ocurrir es que se consiga mantener a los barcos transportistas en la legalidad, y que esa legalidad sea suficiente ante la fuerza del mar en algunos momentos concretos. Y es que el mercado es como es, y los precios-costes son decisivos para mantenerse en el mercado. Lo bueno no tiene que prevalecer, igual que lo más fuerte no prevalece necesariamente en el mundo animal darwiniano, sino los que se adaptan mejor, no importa el modo, sino sólo que saben adaptarse mejor, y el criterio más relevante es el precio. Abaratar, abaratar, abaratar, porque es sin duda un criterio de competitividad. Y ese supuesto abaratamiento relativo es lo que acaba envileciendo los productos y los servicios, sobre todo, cuando los que abaratan no les importa nada, sólo ganar más dinero. O eres una marca de altísima calidad, reconocida por la sociedad, normalmente en función no sólo de que seas buena, sino de que has hecho una campaña continua de marketing, que ha incorporado más de la mitad del precio a tu producto/servicio, o si eres bueno, no tienes nada que hacer en el mercado basura, en el mercado de competencia de precios. O marcas o envilecimiento. En el mar no hay todavía marcas, por tanto, sólo queda lo otro. Y podemos regular y regular las cosas, pero siempre habrá alguien que facilite los certificados o lo que se necesite para seguir circulando. Jugamos con fuego, pero no podemos dejar de jugar.

Entradas relacionadas

2 comentarios en «Prestige»

  1. Ninguén é culpable de ser pobre(Dieterlen,2003),pero sí de ser miserable.Son miserables aqueles pobres que fan máis pobres a outros que xa o son e que contribúen a que exista a pobreza.
    A dignidade humana non consiste só na posesión de riquezas(González Fabre,2005)aínda que sen a posesión dalgunhas delas a vida humana non é nin física nin psicoloxicamente posible.Os bens económicos intégranse en sistemas culturais e sociais complexos(Ferber e Nelson,eds.2004),e só alcanzan sentido dentro deles.
    Pobos pobres e subalternos politicamente non só tiveron historicamente a mesma dignidade que outros pobos ricos e dominantes,senón que as veces deron máis mostras dela,tanto na súa vida material coma nas súas creacións culturais de tipo oral,por exemplo.

    ¿Para que serve a historia de Galicia?
    J.Carlos Bermejo Barrera
    Editorial Lóstrego,2007

    http://www.youtube.com/watch?v=k_sgIJSGWNU

    ..es la economía estúpido!(B.Clinton 92)

  2. Mientras trabajemos con productos contaminantes, no reciclables, y que necesitan ser transportados, por muchas medidas de seguridad que tomemos, siempre sucederan problemas como estos… Cierto es que cuantas más medidas de seguridad hayan, menos ocurriran, pero yo creo que la solucion esta en reducir el consumo de estas sustancias, sustituyendolas por otras menos contaminantes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.