Para cualquier persona que se haya dado una vuelta por Catalunya en los últimos tiempos, es evidente que las infraestructuras no están al nivel que deberían estar. Sin duda, las de Galicia, en términos generales, y ya no digamos en términos de relación necesidad-respuesta, son mejores. Y por supuesto, entiendo que son muy deficientes las de Galicia, especialmente en términos de ferrocarril que casi son decimonónicas.

vista7.jpg

Pero las carreteras en Catalunya son “infernales”, y he tenido la impresión este verano de que hasta la configuración era inadecuada, como si fuera un “follón”, “un lío de carreteras”. Eso, aparte los atascos, la insuficiencia en relación con la intensidad de tráfico, y el hecho de ser transición con Europa, que también hace que sus carreteras estén más transitadas y ocupadas por “gente de paso”. Para llegar a Girona desde un pueblo que estaba a 30 kilómetros, hemos tardado más de hora y media, un día de diarío, a una hora intermedia de la mañana, sin los atascos propios de primera hora. Sólo este dato lo dice todo.

madridbarca.jpg

No me extraña que se quejen todas las instancias catalanas del “maltrato” recibido en términos de infraestructuras. Siempre ha existido una discriminación, pero ahora es más evidente, y seguro que nadie puede convencerme, ni convencer a los que lo sufren todos los días. Hace cuarenta años ya había esa discriminación, autopistas de peaje cuando en Madrid se disfrutaba de salidas en autopistas sin peaje, excepto la de La Coruña, y para un tramo, el del tunel. Y ahora el tema se ha ampliado. Ni siquiera con el esfuerzo especial que se hizo con las Olimpiadas de 1992 se alcanzaron unos standards razonables.

304_great01e.jpg

Y ya no hablemos de ese AVE que en vez de hacerse primero para llegar a Barcelona o a la frontera de Irún para llegar a Francia, se hizo para la Expo de Sevilla, quizás porque el presidente del gobierno era de allí. Claro que eso recuerda que la primera línea férrea fue para llevar a los reyes a veranear a Aranjuez desde Madrid.

dothebartman.gif

Es incomprensible. Es una forma de ahogar a aquellos de los que más siguen haciendo por la innovación en nuestro país. Sinceramente, no me extraña que una parte de la población quiera ser totalmente autónoma. El volcán Madrid, mientras tanto, casi no entiende nada. La derecha nada de nada, y el gobierno tampoco, se defiende. Es incomprensible. ¿Es que en el volcán Madrid nunca vemos la realidad? ¿Es que vivimos fuera del mundo? ¿Es que no vemos lo que es?

romasanta.jpg

Ya lo decía Lucas Mallada, gente fantasiosa, eso es lo que somos, personas que no viven la realidad, y al no comprenderla, no pueden, como dice Gramsci, ser mínimamente revolucionarios, y degustar el sabor de la innovación y del cambio. Las fantasías no hacen innovación. Las realidades y su conocimiento, sí. ¿Cuando nos vamos a dar cuenta de lo importante que es la aportación de Catalunya al contexto español, y cuanto la necesitamos? Y lo mismo se podría decir del país vasco. Me temo, por desgracia, que nunca.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *