De la cantidad a la cualidad

Hasta que las cantidades se convierten en cualidades, no estamos en la ruta de la innovación.

En un modelo tradicional estamos impelidos por las cantidades, pero poco a poco empieza a aparecer la importancia de la calidad. Lo mismo ocurre en las organizaciones, al principio lo único importante en la mayoría de ellas es el beneficio, pero poco a poco, y por propia obligación para aumentarlo, es la calidad la que acaba centrando su actividad. Pasar de la cantidad a la cualidad es casi un paso paradigmático. Por supuesto, tienen que mantenerse unas proporciones necesarias en el plano cuantitativo, pero es lo cualitativo lo que nos da la ventaja competitiva, lo que permite hablar de relación calidad-precio.

634810185_12a70978eb.jpg

Pero también ocurre a veces que una organización bien orientada a la calidad desde el principio, sin embargo, su propio éxito le acaba llevando a “no darse cuenta” que de poco a poco va cambiando, y la ambición inherente a ese éxito, se convierte en “sólo beneficio”. Este proceso no es tan ajeno a la configuración de monopolios a partir de competencia.

Los matices son un producto de la civilización, pero a veces las organizaciones empresariales no actúan como la civilización, sino como un sistema explotador, y entonces no caminan desde la cantidad a la calidad, sino de la calidad a la explotación y al beneficio, como único fin.

Entradas relacionadas

Un comentario en «De la cantidad a la cualidad»

  1. Decía un famoso ministro del franquismo tardío que cuando llegáramos a los mil dólares per capita las cosas cambiarían hacia un régimen más democrático. O sea que en esto hay consenso hasta en las derechas. El famoso ministro se hizo famoso a cuenta de esa frase. También Mao Tsé Tung le gustaba de hablar de la transformación de las cantidades en cualidades. Y sin duda, ha vivido mejores épocas en el marxismo más ortodoxo. Tampoco quiero “llenarme de razones”, porque según lo pienso, igual me vuelvo atrás y cambio el discurso, porque los acompañantes no me hacen mucho “tilín”. Es sólo un poco de ironía gallega. Salud.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *