“Eurostat afirma que España está a la altura de Malta y Hungría en algunos indicadores tecnológicos”. Este es el titular. Lo que sigue es:

“Euroestat afirma que nuestro país es uno de los que menos apuesta por esta materia de toda la Unión Europea.De los siete indicadores que miden la innovación en Europa, España sólo destaca en la venta de productos novedosos.Lejos de mejorar, España ha retrocedido”.

aurorarocket_johnson_c11.jpg

¿Increíble? No, cierto. O sea que sólo estamos en cabeza en “venta de productos novedosos”. Eso es en lo que somos líderes, en consumo, en estar al día en innovaciones que hacen los otros, en llevar el móvil “más mono y último diseño”, o el “ton-tom”, o como se llame, a la última. ¿A que parece de broma? Pues la noticia dice eso, y me parece que no se equivoca. No les suena eso a lo mismo que hacen los españoles cuando juegan al futbol: tienen la liga cuajada de estrellas de “otros países” y cuando se enfrentan a una selección menor tienen dificultades hasta para empatar. Y lo mismo en tantas otras cosas. No es necesario ser ni pesimista, sólo realista. Fíjense que la noticia dice que “España ha retrocedido”, ¡extraordinario, no! ¿cómo se puede estar peor? Ya lo dice Murphy si algo va mal, irá peor.

au20253b.jpg

La cuestión ya no es saber lo que es evidente, sino saber por qué. Si, ¿por qué no innovamos?

Hay montones de razones:
* una hipotesis es que nuestro sistema educativo es lamentable, y solo es aprovechado por aquellos que aunque fuera peor, serían igualmente buenos. A pesar del sistema educativo, todavía hay gente que piensa, que innova y que es interesante;
* otra hipótesis es que no pensamos en las necesidades de los otros, y de los clientes, sino en “hacernos una paja mental”, resolviendo un problema nuestro, no de la mayoría (no tenemos cliente en la cabeza);
* otra hipótesis es que no cuidamos más que por obligación hacer las cosas con calidad, por encima de todo, sino que andamos continuamente a la búsqueda de beneficios, mejor dicho, de negociazos -queremos romper la banca de un sólo movimiento-;
* otra hipótesis podría ser que somos muy primitivos e individualistas, y no concebimos hacer las cosas con otros, con grupos, con personas que nos complementen;
* otra hipótesis ………

img.jpg

Bueno, no voy a seguir, porque es indudable que teniendo los recursos que tenemos -que son muchos, muchísimos, un “cuerno de abundancia”-, los utilizamos de pena -esa es otra hipótesis: no estamos o no sabemos organizarnos-. Etc. etc. etc.

Entradas relacionadas

Un comentario en «¿Tecnología?»

  1. Hola Roberto
    parece que algo heredamos por estos lados entonces! Nos decimos casi lo mismo de nosotros en vista de la nulidad innovadora chilena.
    Para mi, quizás si lo peor de todo son nuestros expertos, los mismos que han estado detrás de las reformas educacionales, los proyectos de innovación gubernamentales etc. Sin pensar en lo más mínimo que quizás deberían flexibilizar su cabeza para pensar con más frescura sobre innovación, dan sus consejos de expertos sobre cómo innovar. Y uno de ellos es mejorar la educación. Loable pero puede que los remedios ofrecidos sean tan malos como la enfermedad. Los estándares internacionales de calidad de la educación quizás ya están fatalmente pasados de relevancia histórica…eso sospecho. (Mira qué hacen nuestros niños en la escuela, cómo la pasan, cuánto se aburen )O sea, no se trata aqui de mala calidad de la educación cuanto de pertinencia histórica. Qué sacamos con mejorar los estándares de una educación obsoleta históricamente hablando? Como tratar de mejorar la calidad de la carretela cuando ya se inventaron los automóviles.
    Innovar tiene algo de rareza, de ser weird como dicen los americanos. Qué saben de eso nuestro expertos educacionales?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *