A toda plana: “Nueva belleza. Estirarse no se lleva”. Menos mal, ya empezábamos a estar hartos de tanto “plástico fino”, y yo pienso que en el fondo, todos empezaban a estarlo, hasta los que han incorporado el plástico en su fisonomía.

Esto de aparentar ser más joven, es antinatural. Lo que hay que hacer es cuidarse, en lo posible. Y, por supuesto, estar en tu edad y en tu tiempo. Por supuesto, si tenemos muchas tensiones y stress como suele ocurrir en esta sociedad, si el ambiente está sucio, y si el sol está poco protegido por la atmósfera y nos empeñamos en estar morenos, está claro que nuestra piel, que no es de plástico precisamente, se resintirá. Sería necesario cambiar de vida, pero es difícil, no todo el mundo está dispuesto o está en disposición de poder hacerlo.

429504363_3a7e9fbd8b.jpg

El “plástico fino”, como yo le llamo, es un producto de una idea tecnológica de la innovación. Es sólo eso, algo tecnológico, pero existen otras formas de ser innovador y de sentirse, aun en una cáscara vieja, joven. Hay personas, lo sabemos, que “nacen viejas”, y otras que “nunca dejan de ser jóvenes”, como pedía Epicuro a través del filosofar. En el fondo, todo tiene que ver con las neuronas, con el uso que hagamos de ellas. ¿Para qué nos puede servir eso que tenemos y casi no usamos, la inteligencia? Pues para saber organizarnos mejor, para saber no tensionarnos si no es necesario, para establecer sintonía y coherencia con lo que hacemos y como lo hacemos, y encontrar de esa forma un equilibrio dinámico en nuestra vida, y menos tensiones innecesarias; para saber enfrentar sin tensión el “corre-corre” de la vida en nuestro entorno; para tomarnos con cierta lejanía los muchos problemas, aún pequeñísimos, pero con una gran incidencia en cada instante, en vez de ser continuamente protagonistas de los mismos y acabar “al borde de un ataque de nervios”.

main.jpg

Lo dice Marco Aurelio, saben uds. que emperador romano y con padres procedentes de la Bética, pero también estoico, “no tomar partido en las competiciones, ser sufrido y saber vivir con poco, hacer tú mismo tu trabajo sin querer abarcar demasiado, y hacer oidos sordos a las calumnias”, ¿quieren más recetas? ahi van del mismo Marco Aurelio: “desconfiar de los encantadores y de los embaucadores en general, no malgastar tu vida en pasatiempos; saber oir la verdad; ….” y … ¿más? “… aceptar sin demora las disculpas y restablecer el trato cuando nos han ofendido; no leer de modo superficial ….”. ¿quieren todavia que siga por boca del estoico?: “… dejarse guiar solo por la razón … vivir segun la naturaleza; …. no mostrarse colérico ni sujeto a ninguna otra pasión, sino temperado y afectuoso; ….; no criticar ni censurar …..; no rechazar las obligaciones sociales diciendo o escribiendo como pretexto: estoy ocupado; ….”. Bueno, si quieren más recetas, adéntrense en !Enseñanzas para una conducta moral” del mentado Marco Aurelio. Hay una edición muy buena en Ediciones Temas de Hoy.

2277 copia.jpg

Y finalmente, aceptar las arrugas, como tan bien nos propuso Adolfo Domínguez en aquellos tiempos heróicos de los ochenta. Decía: “la arruga es bella”, y en cierto modo, tenía razón. Porque al final, fíjense en que han quedado los arreglos para una persona como la duquesa de Alba, ¿no estaría mejor con sus arrugas originales?. Personalmente, me dan “grima” esos belfos de mentira, esas tetas de silicona, y esas, muchas veces desgraciadas, liposucciones. El otro día sacaban a una mujer española que había ido, parece ser a Colombia, a quitarse grasa y le quitaron casi todo, y la dejaron hecha un “basilisco”. En realidad, eso no tiene que dar pena. La pena son aquellos que han nacido marcados por la miseria y mueren sin llegar a tener ni siquiera uso de razón, ¿no creen?.

Entradas relacionadas

Un comentario en «Arrugas»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *