En nuestro trabajo de acción-investigación en la clase de los miércoles, salieron tres noticias relacionadas con Google, AOL y Barbie, tres grandes multinacionales estadounidenses.

Google como grandísmo gran hermano, que sabe más de muchos de nosotros que nosotros mismos; AOL que ha entrado en crísis económica, debido a quedarse desfasada en sus servicios internet, por no saber adaptarse a las exigencias del mercado; y Barbie que se ha metido en un buen lio con sus muñecas hechas en China y por las que no ha pagado todos los impuestos de aduanas que la Administración USA considera correctos.

google_girl.jpg

Todas empresas propias de la globalización y haciendo cosas que tienen que ver con la misma. Google es la globalización misma, y rebasa con mucho las fronteras, “creando” más de un problema a los Estados nacionales. Es un poco una empresa “fantasma” o al menos más fantasma que las de la generación inmediatamente anterior, como Microsoft o Apple. Es mucho más virtual, más intangible, menos “tocable”, y hasta parece que no está en ningún sitio ubicada. AOL era, pero ya empieza a no ser. Su modelo fue excesivamente nacional, con tintes internacionales, pero no ha acabado de cuajar en el exterior de USA, entre otras cosas por cobrar su servicio. No resulta fácil cobrar directamente en el mundo internet. Hay un punto en que eso no termina de cuajar. Es un mundo de “gratis total”, y las formas de financiarse son indirectas, a partir de anunciantes, información y demás, pero no directamente. Todos acabamos pensando que ya pagamos demasiado por la conexión internet. La Barbie empezó a hacerse masivamente en China, para ahorrar costes de mano de obra, transfiriendo esas producciones a los que las hacen más baratas. De alguna forma, esos beneficios extraordinarios han debido mal-acostumbrar a los dirigentes de la empresa, de tal forma, que no se conformaron con ampliar sus márgenes directos, sino que han empezado a “pensar” y a “acostumbrarse” a la economía informal, y parece que no han estado dispuestos a pagar todos los impuestos que les eran requeridos.

aol57.jpg

Y esos son dos rasgos más de la globalización: la economía informal en fuerte ascenso -también las mafias- y el consiguiente aumento del dinero negro en circulación, que entra en los circuitos formales impunemente; y la deslocalización industrial, para abaratas costes, y aumentar márgenes. A mi me resultó curioso que “saliesen” tres noticias sobre tres multinacionales, “interrelacionadas” en un mundo global.

xinsrc_02208032421338122387280.jpg

Las tres son empresas relativamente poco innovadoras, más bien ocupan un espacio a partir de una innovación y trabajan absorbiendo a otras más pequeñas. Google en lo básico solo tiene un motor con un método; AOL daba servicios de valor añadido, por encima de los que podían conseguirse, pero cada vez se pueden conseguir más, en el espacio internet. Y Barbie sigue con la misma muñeca, vestida de múltiples formas “toda la vida”. Poca innovación, mucho monopolio. Innovación solo al principio, luego conservación. Yo me acordaba cuando hablábamos sobre estas tres empresas de la famosa pirámide de Blade Runner, por donde los protagonistas suben en “ascensor” para encontrarse con el hombre de las gafas grandísimas, un hombre poderoso, que tampoco quería que las cosas cambiasen.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *