He elegido una combinación de filosofía oriental, china. Lao-Tsé y Confucio. Debilidades que uno tiene. Para mí es perfecta la idea del primero, cuando nos introduce en un lider al servicio de los otros, idea que perdura igualmente en el segundo.

Es una idea coincidente y que algunos autores han retomado en los últimos años, y que tiene que ver con aquellos líderes que miran para arriba, es decir, para subordinados y clientes, y no hacen que los otros, es decir, subordinados y hasta clientes, sean los que los miren a ellos. Los anglos llaman “servants” a sus funcionarios, por ahí va la idea. Eso llevaba a una pirámide invertida que he presentado muchas veces en mis aulas, una pirámide donde en vez que jerarquizar la vida y sólo darle sentido adorando al jefe-director-empresario, se proyectaban todos hacia la primera fila de atención y orientación a los clientes-ciudadanos-subordinados, y en el pico de esa pirámide invertida estaban los líderes sociales.

Diapositiva8.JPG

El recorrido de Confucio por su propia vida es un ejemplo a seguir, sobre todo en esa etapa que parece todavía puedo llegar a ella: “A los setenta, podía seguir los dictados de mi propio corazón, pues ya no deseaba ir más allá de los límites del bien”. Me gusta, me gusta como propósito …. igual soy capaz de alcanzar un horizonte como ése. Me ilusiona.

Entradas relacionadas

3 comentarios en «Seres humanos»

  1. Con este, “Ya 302”. Enhorabuena. No te has conformado con los 300, sigues y seguirás escribiendo. Me admira tu capacidad de trabajo que va unida sin duda a la gestión y respeto del tiempo. El tuyo y el de los demás.

    Sigues recorriendo el río de la vida. Y los setenta y lo que hacía Confucio a esa edad forman parte de ese río. Sólo que tú ya lo estás haciendo ahora.

  2. Gracias, amigo, es un placer leer tus aportaciones. Lo mio no tiene mérito, porque hago lo que me gusta y esa es, en el fondo, una gran suerte, aunque haya sido buscada, que no tiene todo el mundo, por desgracia. Mi vida siempre ha estado proyectada a “devolver mejorado” lo que aprendo, y como soy curioso y abro mucho los ojos y miro a todos lados, tengo la suerte de aprender muchas cosas, y en el fondo, tengo que “evacuarlas”, pues aunque como dice el refrán “no ocupan lugar”, si es conveniente, divulgarlas, darles vueltas y ponerlas en circulación, porque las ideas, por muy buenas que sean, sino circulan y se mueven, me mueren en textos, en bibliotecas o en nuestras estanterias, y tengo la suerte de que me gusta escribir y me gusta divulgarlas ….. y puedo así agradecer a personas como tú que las lean y que las valoren. ¡Es una gran suerte! ¿no crees?

  3. Gracias por hacernos repensar el sentido de esa expreión “Ser humano”, tan usada actualmente como sinónimo de “bicho humano”. Y que hable al corazón de cada uno, yo me quedo por aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *