No me gustan los himnos, me parecen de una estética guerrera, nacionalista y pueril. No ayudan a pensar ni a innovar ni a inventar ni a vivir. Alguna excepción hago, pero por otras razones diferentes de su estética.

Son casi siempre canciones de guerra, militares y para “desatar pasiones” sin pensamiento, para “llegar al corazón” de la ignorancia. A veces, hasta son sólo marchas militares, como el español. Casi siempre tienen un toque romanticón-nacionalista, con letras de un bajísimo nivel poético. También hay excepciones, pero pocas. A la gente les suele gustar oir su himno, se les suele poner “la piel de gallina”. Sinceramente, prefiero la danza guerrera de los maoríes-blacks neozelandeses, aunque sólo por su vistosidad, y por saber que al final, no me van a atacar, es sencillamente una representación, coreografía entendible en el ambiente super-masculino del rugby, y aburre después de verla muchas veces, pero que al principio, impacta.

No me gustan los himnos, y por supuesto, menos las marchas militares. Me recuerdan todo lo peor de todos nosotros, lo más primitivo, aquello que esperemos no tener que utilizar más que si no queda más remedio que defenderse de algun loco perdido por el mundo. Por supuesto, la calidad musical o poética de los himnos es muy baja, con alguna excepción, y alguna frustrada como la que hubiera sido gran idea de convertir la marcha de los esclavos -creo, porque igual era otra marcha de la misma ópera- de Aida-Verdi en himno italiano. Al final, no se atrevieron, pero el himno italiano no suena mal, tiene buena música, aún y con todo, aunque supongo que su letra será parecida a todas.

veleros.gif

Las letras de los himnos suelen ser abominables, estrechas, agresivas, decadentes, …. Por supuesto, si los himnos no me gustan nunca he investigado en profundidad esas letras, pero las que conozco son así. Y ahora, resulta que al antiestético y militar himno español, le quieren poner letra. ¿Se imaginan que engendro podrá salir de ahí?. Entiendo que la letra y la música se acompañan mutuamente, no es primero la música y después la letra, ni viceversa, es algo hecho en común, y pasado por la batidora de quién promueve el himno. En nuestro caso, tenemos una marcha militar que no se canta, bueno tiene su letrilla casi de cachondeo, pero no la voy a sacar aquí. Ahora quieren hacer una letra seria …. ¿qué puede ser serio cuando el soporte musical es de tercera división? Todo lo que se añada, empeorará el refrito, ¿no creen?. Está esa máxima de Murphy con la que me identifico: si algo va mal, irá peor …. pues aplíquenlo.

Pero de pronto tenemos una gran urgencia. Resulta que han ido surgiendo himnos de las nacionalidades que integran el Estado; por cierto, alguno que no se utiliza, como el de la Comunidad de Madrid de Leguina-Garcia Calvo. Han ido surgiendo o resurgiendo himnos, sobre todo en las llamadas nacionalidades históricas (Catalunya, Euskadi y Galicia), que se cantan, y en algún caso no comulgan del todo con el feísmo. Las derechonas necesitan un himno cantado; y los de la segunda internacional, para no perder votos, les siguen la corriente. Total, que se hacen hasta concursos abiertos para proponer letras a esa marcha militar. Yo creo que ya vale con lo de “chunda, chunda ….”, es lo que más se adapta: el pueblo es más inteligente. Además, tiene variaciones, hay quién decía: “chinda, chinda, ……”. No sigo porque puede ser pecado y hasta delito escribir lo que decíamos, y todavia dicen muchos.

No soy partidario de los himnos porque “nos embotan” la cabeza, trastornan las neuronas y reducen nuestro pensamiento y hasta en momentos cercanos, el conocimiento. Sólo las pasiones tienen cabida. Sinceramente, sólo hay un himno que consigue esos efectos conmigo, y es indudable que las razones son: la libertad, igualdad y fraternidad en la que se encuadra. El himno francés, que en realidad no es francés …. por su significación, es el fundamento de nuestras libertades. Pero claro, la letra también es …. como todas.

Abu_Simbel1_gdj.jpg

Yo me quedo con el templo de Abu-Simbel, si me perdonan. Me inspira más cultura, más conocimiento, más historia, más vida …. y es tan bello.

Entradas relacionadas

2 comentarios en «Himnos»

  1. Soy Fabián Curotto, de Buenos Aires. No se si comparto todo lo que expresas pero entiendo la idea y adhiero a esa intención de terminar con cierto “patrioterismo belicoso”. Yendo a lo otro, Abu Simbel fue trasladado íntegro en la década de 1960, obra colosal trasladar tamaña… obra colosal!
    Je, saludos.

  2. Gracias por tu comentario, y por el palabro: patriotismo-belicoso … pienso que todo patriotismo lo acaba siendo, sobre todo, en situaciones de crisis, y habría que preguntar, ¿cuando no estamos en crisis?. Otro tema diferente es Abu Simbel. He tenido la suerte de disfrutarlo durante hora y media. Tuvo que ser salvado de la presa de Asuan, pero su situación actual está muy bien lograda, y no digamos su arquitectura, tanto externa como interna. Si tuviese que salvar algo de todo lo que conozco, sería Abu Simbel, al que espero ir alguna vez otra vez ….. aunque sólo sea para disfrutarlo hora y media.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *