Necesidad ……. Oportunidad ……..dos términos que no siempre se llevan bien, aunque afirmo en el texto que lo deseable sería hacer oportunidad de la necesidad.

Me dirán Uds. la necesidad no siempre está seguida de una oportunidad, muchas veces esa no existe. Y estoy de acuerdo, casi diría que en principio hay pocas oportunidades cuando hay necesidad, o en gran medida están ocluidas por el mismo estado anímo del que siente la necesidad. Pero reconocerán conmigo que si esperamos que nuestras necesidades se resuelvan por otros, podemos esperar sentados. Otra cosa es que surjan productos o planteamiento que resuelvan necesidades, y de pronto, en cierta medida en plano de azar, se nos presenten y las detectemos como necesidades que tal vez no teníamos del todo presentes, pero: “mira que bien, esto me viene bien”.

1905_am_292x218.png

Las necesidades solo encuentran respuesta haciendo de la necesidad oportunidad, una respuesta adecuada, lo demás son más o menos casualidades. Es lo que siempre digo, buscas y no encuentras y de pronto, las cosas te encuentran. Pues así. La mayoría de las veces las cosas nos encuentran y por eso, tenemos que saber adaptarnos a ese encuentro, en gran medida sorpresivo. Pero eso es otra cosa de lo que yo digo. Lo que vengo a decir es que hay que convertir las necesidades en oportunidades, para poder resolver con remedios adecuados las necesidades, y probablemente no las remediemos del todo, pero será una aproximación. En todo caso, pienso, tampoco es tan malo tener necesidades. Lo que es malo es tenerlas muy agobiantes y extremas y que ya casi no haya posibilidades de abordarlas. Pero las necesidades, aun en situaciones bastante extremas, se resuelven a partir de sí mismas.

545_ranson.jpg

He visto esto en muchas ocasiones, en experiencias de gran calado, y que no han necesitado ni mucha financiación, ni muchos apoyos políticos, ni muchos recursos, para que un grupo de personas, un pueblo o una organización se hayan planteado bien las cosas y hayan salido adelante, aún de situaciones extremadas. Es el caso de Maranguape, que pongo como ejemplo maravilloso, o de tantas comunidades que han abordado sus problemas de frente y sin miedo a perder nada, porque no tenían prácticamente nada.

Se ha dicho, aunque yo no estoy del todo de acuerdo, que las ONGs, sobre todo las que tienen una vertiente más bien caricativa, no sólo no resuelven los problemas, sino que contribuyen a que vuelvan a repetirse hasta el infinito, y que finalmente no permiten que las personas se hagan a si mismas doblegando las necesidades que tienen y abordándolas hasta ir resolviéndolas, evitando de ese modo la introducción de formas de responsabilización personal, grupal y social, que son tan importantes para llegar a ser realmente personas maduras. Hacerse cargo de los propios problemas, es el principio de un gran cambio social que está emergiendo. Por eso, pienso que aunque no sea siempre verdad, ni un vínculo absoluto, y que tenga excepciones, hay que vincular necesidad con oportunidad, hay que hacer de la necesidad oportunidad.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *