Euforia y … subsiguiente desesperación e impotencia, resultado de sentirse, y estar obligados a, ser campeones, ……. Eso pasó con el eurobasket y la selección española. Al final, parálisis. Y esto pasa con el conocimiento y con la acción. Y finalmente, es cierto el anuncio de que “en las distancias cortas es donde uno se la juega”. Mientras se crea la euforia, se va como en un carro de fuego, que no deja ver más que el reflejo de uno mismo. Tantas veces los favoritos, de ser tan favoritos, son incapaces de ganar.

Waterfall.jpg

La euforia paraliza, el éxito nos hace conservadores, todo se contrae y no sabemos ni quién somos, imágenes de nosotros mismos, proyectadas en el espejo de los otros. Todo esto tiene que ver con la innovación, claro que si. Es fácil elevarse al olimpo, pero es tan difícil volver a recuperar la humanidad …… Para la innovación no hay olimpos, y en caso contrario, no hay innovación, sino subterfugios que sencillamente “hacen como que si”.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *