Esta transparencia tiene su origen en 1991-92, y fue publicada por primera vez en un artículo “De la dependencia al desarrollo” que podéis bajaros en mi web.

tribuna401_foto17.gif

Trata, sobre todo, de recordar que hacer innovación no es empezar por el final, sino que tiene unos fundamentos, que a todas luces pueden parecer “tradicionales”, básicamente la responsabilidad a desarrollar, que no siempre está suficientemente presente en las organizaciones. La combinación de “lo tradicional” y lo más claramente innovador, puede permitirnos afrontar una mezcla interesante, siempre que los tiempos se regulen convenientemente, y las cosas discurran de tal forma que el ritmo se acomode, no de forma paralela, sino compleja y teniendo constantemente en cuenta el análisis de la realidad inmediata vivida. La lectura y relectura de lo mismo es una forma de reconstruir o como se dice ahora deconstruir la realidad. Por eso decían los chinos que “el buen maestro es el que sabe encontrar verdades en lo ya conocido”.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *