MCC quiere crear un tipo concreto de empleo

logoMondragon1.jpg

Mondragón Corporación Cooperativa (MCC) ha definido su política socioempresarial para el período 2009-2012. Al margen de que me alucinen estas profecías y de que espero que sigan sirviendo para ayudar a su autocumplimiento, el objetivo se centra en “la generación de empleo, preferentemente cooperativo y adecuado al desarrollo de nuestro entorno”. No dispongo de números al respecto, pero, por ejemplo, Ulma pretende crear 1.200 empleos entre 2007 y 2010. Las cifras son espectaculares.

Así que aquí están las prioridades: crear un determinado tipo de empleo. Supongo que por detrás está la realidad de que en los últimos tiempos la creación de empleo en MCC ha tenido que ver más con variables exógenas (globalización de mercado) que con intenciones propias. He escuchado más de una vez lo de la “internacionalización defensiva”. Algo así como “no nos queda más remedio”. Gran problema si esa es la forma en que encaras el mundo.

Pero ¿hay otras alternativas? Desde luego que si sigues al mercado global de este planeta, la opción es clara: creces, te multiplicas, te multilocalizas, te haces grande… No hay otro camino. Y allí en el mundo, las cooperativas son las que son. Han ido subiendo por la larga cola hasta alcanzar un tamaño suficiente. Bueno, suficientemente grande, diría yo. Pero si le añades un punto de utopía -en la raíz de MCC- estamos a tiempo de hacer muchas otras cosas.

MCC quiere crear empleo adecuado al desarrollo del entorno. No sé si “adecuado” une las dos partes -empleo y desarrollo del entorno- de tal forma que el orden de factores no altera el producto o si hay que hilar más fino. Me refiero a que no me queda claro si el desarrollo del entorno provoca un determinado tipo de empleo a crear o si la creación de empleo provoca un determinado tipo de desarrollo del entorno. La cuestión no es baladí.

Yo cada vez que pienso en empleo lo veo en dos planos: el empleo de gran empresa y el empleo de empresa del fondo de la larga cola. Hace tiempo que tomé la decisión de que el empleo de la gran empresa no es para mí. Pasamos demasiado tiempo trabajando como para dejarlo en manos de terceros. No, no quiero estar todo el día refunfuñando.

Creo que cada vez más tiene sentido el empleo propio, incluido el que supone la creación de nuevas cooperativas. Por eso me resulta tan extraordinariamente complicado el objetivo de MCC, porque tendrá que afrontar la paradoja de crearlo “en pequeño” desde su gran dimensión actual. Pero no dejo de admirarlo, lo reconozco: crear empleo no asociado al crecimiento de mercado globalizado sino a iniciativas locales más cercanas a los orígenes. Impresionante desafío.

Sin embargo, para crear ese tipo de empleo, ¿qué formula elegimos? Claro, es MCC: cooperativas.¿Y si experimentamos con la fórmula cooperativa? ¿Podríamos pensar en open business cooperativo? Desde mi punto de vista hay tres elementos que reúno en la misma plaza: empresa cooperativa, open business y procomún. Espero profundizar en las conexiones porque ese empleo que MCC quiere crear no deja de suponer un estupendo reto, con todos los matices del mundo… pero un estupendo reto.

Entradas relacionadas

6 comentarios en «Un blog para imitar»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *