El indicador más directo de innovación es el estilo de liderazgo . La forma del liderazgo es decisiva a la hora de definir un espacio innovador y sobre todo, el estilo de dirección condiciona, limita e inhibe el espacio para la innovación. La tratamos aquí en primer lugar, porque es un determinante y a la vez es un factor sintomático y de diagnóstico relativamente fácil de abordar y conocer. Su carácter “errático” le convierte en una barrera potencial con gran recorrido.

Hay espacios justificativos, reproductivos, entrópicos, y suelen estar muy vinculados a una cierta idea de poder, que cuanto más absoluto más se manifiestan. El poder autoritario, absoluto, reproduce entrópicamente, destruyendo energía, impide el crecimiento y/o la diversidad, y tiende a su autojustificación. Se expresa con el “atado y bien atado”; luego, la realidad evoluciona de acuerdo a otros parámetros, muchas veces. Pero el poder autoritario, la jerarquía lanza mensajes constantes –la mayoría de las veces no verbales- de tipo represivo y reactivo, que normalmente marcan un techo de acero, de impedir el crecimiento, o al menos determinadas formas de crecimiento.

evans_med.jpg

El conocimiento es, de alguna forma, su antagonista principal, porque el conocimiento sólo es posible si está al servicio del poder o es manejado por el poder o sirve para reconfigurar un nuevo poder, pero de bases similares. Y no podemos olvidar lo que sabemos: que el conocimiento procede básicamente de la libertad y no es posible desarrollarlo en cautividad y con límites . Poder y conocimiento se presentan normalmente como fuerzas en continuo conflicto; si el conflicto es menor es porque domina el Poder, el ejercicio de la autoridad. El conocimiento innovador es como un submundo, en cierto modo, marginal, donde la autoridad, la verdad y todo se escribe con minúsculas. Aunque su desarrollo puede, con independencia de cualquier factor, modificar substancialmente el mundo: sus fuerzas puestas en marcha acaban conmocionando el mundo en el que se desarrollan.

En nuestra concepción, Innovación tiene que ver con Conocimiento, está en el plano similar . No contemplamos la posible definición de Innovación como creatividad, como un arte que se improvisa, sino como un esfuerzo que acaba materializando paso a paso una transformación inevitable de lo social. La Innovación tiene, en nuestro modelo, su fundamento en la ciencia y en los métodos de investigación-acción científicos, aplicados en las organizaciones y en las personas y los grupos, los sistemas de mejora continua, de aproximaciones sucesivas, de prueba y error. Es una sucesión de intentos, donde se pretende “hacerlo bien a la primera”, pero que no siempre se consigue. Muchos intentos son fallidos, pero todos son pensados, analizados, hasta necesarios, planificados, anticipan los hechos y se adelantan a ellos, casi creándolos. La Innovación contiene algunos momentos de creatividad, pero no ha de confundirse con ella .

La innovación es científica, racional, sistemática . No tiene que ver con el éxito o el fracaso; en realidad, nunca se fracasa, porque todo lo que se hace sirve para aprender y para mejorar las cosas. En consecuencia, no existen en su léxico esas palabras . Hasta los pasos atrás, son pasos adelante: “inténtalo, que algo queda”.

El Poder es una propuesta de cambio cuando no es poder y tiende a conservar cuando lo es; la Innovación es una propuesta de mejora continua., de cambio a partir de la mejora. Uno y otro se relacionan de forma diferente con la libertad y autonomía de los que participan y los hacen posibles. El formato del Poder es ideológico o de dependencia de una ideología o de un líder o de ambos; el formato de la innovación es más complejo y relacionado con los grados de libertad de quién lo ejerce (“y sin libertad nada vale la pena” Sábato dixit).

El estilo de dirección es la manifestación del poder en una organización y como tal, estructuralmente, ha de ser trabajado. Si olvidamos esa premisa, podemos olvidar lo sustantivo del asunto. Creo que es un poco eficiente querer cambiar el carácter del poder: el poder es siempre poder y el que lo detenta –y también, el que no lo ejerce- sabe que significa . Lo que si es posible es actuar sobre las formas del poder, sobre algunos de sus comportamientos o bien conseguir que los intereses del poder se muevan paralelamente o coincidan a los intereses de la colectividad, no tanto porque ésta controle la situación, sino porque sea más interesante para las dos partes hacerlo así.

Entradas relacionadas

5 comentarios en «Liderazgo e Innovación»

  1. Llegué aquí buscando artículos que hablaran justamente del liderazgo y la innovación. Es un tema (y más bien debería ser una agenda cotidiana) por demás interesante y abarcante. Gracias Roberto Carballo por este artículo. Sólo quiero hacer una pregunta: Cuando dice: “que el conocimiento procede básicamente de la libertad y no es posible desarrollarlo en cautividad y con límites”, ¿se refiere a la cautividad de la mente, o a la cautividad física? Pregunto, porque considero que aunque la cautividad física puede ser una limitante, no hay mayor escollo que los límites que nos imponemos a nosotros mismos al dejarnos llevar cautivos en nuestra mente. Hasta pronto, y prometo volver aquí para leer un poco más.

  2. Supongo que la respuesta es obvia. A veces, ser prisionero físico no quiere decir psíquico, donde tu imaginación puede remontar la cautividad física a que te someten. Pero lo cierto es que yo me refería a que el conocimiento nace de la libertad, del hecho de vivir, de vivir con independencia, el propio mundo, como un mundo interrelacionado con los demás, no aisladamente, sino plenamente en el otro. Esa compañía en libertad de alguna forma favorece la interrelación, el conocimiento, y por qué no, la vida. Te agradezco enormemente tu comentario, que espero que no sea el último. Tengo un libro de 1999 dedicado básicamente a liderazgo innovador, que se titula “Innovando en la empresa”, aunque tenía que haberse llamado “Innovación y Dirección”, pero ya sabes que las editoriales tienen sus caprichos, y como no se atreven a escribir el libro, acaban forzando al autor a cambiar el título. Un abrazo y aquí seguimos.

  3. Muchas gracias por la pronta respuesta. Eso me ha ayudado a comprender mucho mejor su artículo. De hecho, como estudiante de psicología, ha aquilatado mi comprensión del espíritu innovador. Respecto de su libro, voy a buscarlo, por si en mi país está en existencia, lo cual espero; y reconozco que editoriales son realmente caprichosas, lamentablemente para el escritor.
    Que siga teniendo muchos exitos.

  4. Resultan interesantes y educativos dentro de la problematica del liderasgo, si bien yo institucionalmente me considero quien impulso este sistema con grandes resultados en la colectividad Española a traves del liderasgo multiple

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *