Esa era la gran “clasificación” que nos aportaba un periódico nacional (sic) el pasado sábado: los 500 personajes más influyentes en esto que llamamos España. Del total, se destacaban 100 que se supone que eran super-super-influyentes, los más de los más, el “mundo mundial”(sic). Del resto se hacían cuadraditos de 25 ó 50 agrupados por “inlfuencias”. Situado el problema, ahora viene el breve -para no irritar- comentario.

Resulta que de los cien principales, no había ni un sólo científico, ni siquiera un literato de pro. Me quedo con lo de los científicos, que luego aparecían en un recuadradito de 25 principales, pero como si fueran ejemplares de zoo. Y yo pensé: ¡país!, ¡qué país!Claro, ¿cómo vamos a ser innovadores? ¿cómo es que los científicos no son influyentes? ¿cómo se valora tan poco el pensamiento científico? ¿alguna vez hemos pensado en la importancia del desarrollo de las llamadas fuerzas productivas, de las fuerzas tecnológicas, del conocimiento aplicado?

Puede ser que lo hayamos pensado, pero ni siquiera le damos un puestecito entre los cien. Claro que los periodistas habrán pensado que dado que no los conocían muy bien, cómo iban a destacar a alguno; sin embargo, a su director, a otros colegas, a los políticos y a los banqueros, se les conoce bastante bien, y si no se les conoce, al menos, parece que se sabe sobre ellos, y en fin, finalmente, tienen dinero o poder y arbitrariedad, y el dinero es poder, o tienen la palabra, aunque sea inútil, o tienen las leyes, aunque estén mal hechas …… En fin, un desastre.

Conozco al menos 40 personas que habitan en la península más influyentes en lo que es o será la sociedad y la vida en unos años, que los que aparecían en la lista, que son en su mayoría de “quitar y tirar”. Es evidente que repasando los que salieron se diría que son personas muy conservadoras, porque lo primero que les destaca es el poder, la posición, y supongo que la mayoría de sus energías se utilizarán en conservarla o en mejorarla. Gente conservadora, gente de poder, gente vacía, “tigres de papel”. Es una buena forma para saber de quiénes tendremos que protegernos.

Ya sé, ya sé que me dirán que eso ocurre igual en otros países. Quizás, quizás, quizás. Solo me hace regresar a la letra de la canción: “estoy perdiendo el tiempo pensando, pensando; por lo que tú más quieras, hasta cuándo, hasta cuando …. y así pasan los días y yo ….. desesperado y tú …. tú contestando, quizás, quizás, quizás.

Xente ao lonxe, xente ao lonxe, xente ao lonxe.

Entradas relacionadas

Un comentario en «¿Influyentes?»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *