Santiago Rivero es no sólo un gran profesional, sino un buen amigo. Le pedí un artículo para “Innovación y Gestión del Conocimiento” y no tuve que insistirle, enseguida aceptó el reto y en el capitulo quinto nos ofrece “Mapas de conocimiento y repositorios de conocimiento estructural”, un magnífico artículo, síntesis de su obra “Gestión del Conocimiento”. Es un invitado excepcional a mis páginas. Me alegro de saludarlo desde aquí.

Leer más

¿Qué aprendemos de las empresas innovadoras? Muchas cosas, pero después de mucho esfuerzo, hemos podido sintetizarlas básicamente en cinco propuestas, con otras dos secundarias, aunque a veces importantes. Sentido común, liderazgo natural -a veces, excesivo-, una cierta cuota de cliente-necesidad, constancia-esfuerzo y una idea-visión fuerte son las variables estructurales de la innovación espontánea. Por cierto, a veces, la idea o idealización nace de una pareja de emprendedores. Hay ejemplos significativos.

Leer más

La traducción española de Knowledge Management por Gestión del Conocimiento le da un carácter condicionado al incorporar el artículo determinado -aquí como una contracción- entre ambas palabras. Por otra parte, Gestión no representa correctamente Management, es una traducción vaga y tal vez excesivamente funcional y burocrática. Aparte de que es una palabra que “suena”, cuando se pronuncia en castellano, mal -arriesga excesivamente nuestras cuerdas vocales-. Sea de una forma o de otra, la llamada Gestión del Conocimiento ha estado vinculada en nuestro entorno, primero a la organización del conocimiento sabido, o sea de la documentación, y por ahí ha iniciado sus andaduras, lo cual le ha dado cierta solidez, pero al mismo tiempo poca proyección. Indudablemente también se trata de organizar lo que otros o nosotros hayamos hecho, pero el sentido último del KM es: a) disponer de un espacio de desarrollo de conocimiento aplicado y experimentado; b) aplanar la idea de conocimiento como algo lejano de lo común -horizontalidad-; c) abrirse al mundo y en el mundo; y d) sobre todo, saber generar espacios de intercambio, de difusión, de interrelación, de interacción entre personas, grupos, redes y organizaciones. La primera es una condición necesaria, aunque no suficiente. Disponemos de más conocimiento del que nosotros mismos sabemos, y si somos capaces de desarrollar espacios de intercomunicación y transparentes, espacios de aprendizaje continuo y de proyección, las posibilidades que se abren son importantes, y el impulso que podemos dar a nuestro propio conocimiento también. Bueno, pues Ingenio trabaja con fundamentos -investigación aplicada UPV-, apertura, cierta horizontalidad y, como ocurre todavía en la mayoría de instituciones y organizaciones de estas características, escasa -todavía- generación de espacios de intercambio, pero ya se andará hacia ello, porque los fundamentos son buenos, y todas las cosas llegan cuando están maduras. En mi libro “En la espiral ….” le conferí el papel central para representar la tercera Ce, la Comunicación, que como saben es central en el modelo de innovación.

Leer más

El SIDI es un sistema global de indicadores que orientan el análisis e interpretación del estado del arte de la innovación en una organización. Fué implementado en varias ocasiones en grandes empresas y en PYMES, con resultados muy completos y sugerentes. En este año, se publicó un artículo en la Revista de Madri+d de Ciencia y Tecnología, asi como en el capítulo tercero de “Innovación y Gestión del Conocimiento” (2006). Aquí sólo quiero recordar los indicadores sobre los que se fundamenta. Expresan una relación jerárquica, priorizada, como un equipo de futbol de los de antes, cuando llevaban las camisetas del uno al once.

Leer más

Hace unos meses monté un blog que no utilizo la verdad que mucho, pero cuando quiero liberarme de algo, o bien expresarme más abiertamente, me voy allí y me desahogo. Entiendo que para mí la escritura es eso: una aspiración. Voy “respirando” lo que siento o pienso e intento expresarlo directamente, con un lenguaje que yo pretendo facilón, sin llenarse la boca. Bueno, pues para desahogo y a veces, para sublimar mis inhibiciones, tengo mi blog “particular”, y ahí poco a poco me iré despojando de límites y descalabros varios. Lo que sigue es sólo el comienzo de un artículo sobre el estilo directivo de nuestras latitudes y longitudes.

Leer más

Experiencia, atreverse, no temer al error, tarea ….. son fundamentos de un aprendizaje en progresión. Más voluntad, más riesgo, más esfuerzo, más vivencia, más proactividad; y menos casi todo lo contrario. Las proporciones son estructuralmente importantes, igual que en la comida, las proporciones lo son casi todo.

Leer más

“Es el otro el que siempre nos salva”, hace pensar, tanto que resulta difícil escribir este introito, pero finalmente él, el otro, es quién nos salva, quien nos da vida, quien nos permite vislumbrar nuevas oportunidades, quién nos ayuda a rehacer las cosas para hacerlas mejor, quién nos induce a buscar nuevas rutas, más placenteras o más rectas, …… Sí, y curiosamente que poco parece interesarnos el otro. No tenemos tiempo: “tenho presa de ter presa”, dice el poeta Ferreiro; no tenemos ganas -lo dejamos para otro día-, no tenemos interés -será lo de siempre-, no tenemos ……., pues que conste que tiene razón Sábato, es el otro quién nos salva.

Leer más

Razón de ser, sentido, sentido estructural, ¿qué justifica la existencia de algo? ¿Qué le da sentido? ¿Es el beneficio la razón de ser última de una empresa? Si la respuesta es no, ¿cuántas se quedarán sin razón de ser?. El beneficio no justifica, el beneficio sólo nos permite la supervivencia y el poder, pero no el sentido estructural. Esto es muy importante a la hora de la innovación, porque la articulación de los valores respecto al proyecto, es lo que finalmente da solidez a una estrategia y a un horizonte. Y ya sabemos con Machado que sólo un necio confunde valor y precio.

Leer más