El aprendizaje es un fenómeno social que acontece en el ámbito personal y como tal es intransferible. Aprender consiste en acumular experiencia reutilizable en el futuro, y para ello necesita motivación, necesita tiempo y necesita práctica. Aprender es casi un sinónimo de predecir lo que va a ocurrir empleando la memoria de nuestras experiencias para recordar lo que ya ocurrió. El resultado de aprender es la experiencia y palabras hermanas como experimentar (hacer, probar, practicar) y experto (quien acumula gran cantidad de vivencias, casos y problemas resueltos). Lo que aprendemos forma parte de nosotros, de nuestro bagaje, y nos lo llevamos puesto donde quiera que vayamos.
Sabemos que, para desenvolverse en el entorno actual, el cambio es continuo y la incertidumbre es una constante, no es suficiente la formación recibida en la universidad. Los entornos cambian vertiginosamente y las personas utilizan y reutilizan información y conocimiento para crear y generar nuevo conocimiento que tiene que ofrecer ventajas competitivas. Y para ello es imprescindible ser capaz de encontrar información, seleccionarla (evaluar y juzgar la que es útil) y aplicarla en la práctica.
El análisis, la evaluación y la síntesis son pilares básicos para el desarrollo del conocimiento. Un buen análisis se fundamenta en saber buscar y esto significa saber preguntar. Nuestra educación apenas enseña a preguntar, a indagar, a dudar. La pregunta es el detonante del conocimiento, las grandes preguntas son las que han hecho que la humanidad avance y progrese en sus logros.

La imaginación es, también, una poderosa herramienta para aprender, aunque por desgracia tiene poco protagonismo en un sistema educativo que premia la memorización, lo previsible. La imaginación es una de las llaves para la innovación.
Otro elemento básico del aprendizaje es la experiencia: no es lo mismo saber acerca de que saber hacer. El conocimiento no tiene excesivo valor si no se pone en práctica. Por esa razón, el objetivo último del aprendizaje es modificar el comportamiento de un alumno para que haga las cosas de manera diferente y mejor que antes. La tecnología es un gran acelerador de procesos y modelos cuando éstos funcionan adecuadamente.

Aprendizaje = f(Pregunta, Imaginación, Experiencia)

Por último, es importante reseñar que todo esto no significa que el aprendizaje sea individual y aislado. El hombre es un ser social y aprende DE otros y CON otros, y la historia y la naturaleza humana nos demuestran que preferimos el aprendizaje colectivo. El ser humano necesita el contacto con sus semejantes para sobrevivir, y lo mejor de nosotros surge en la relación y el contacto con otros. Este aspecto es especialmente relevante en el mundo profesional. Se valora más aprender de los pares, de un colega que vive la misma realidad y los mismos problemas, que de un ponente brillante, por lo general ajeno al día a día y, por tanto, demasiado teórico. Una comunidad de práctica es un muy buen ejemplo de ello. Existen conocidos casos de seres humanos que vivieron aislados de todo contacto con el hombre y que no pudieron avanzar demasiado en su aprendizaje simplemente por su falta de pertenencia a una comunidad de iguales con quienes compartir, reflexionar, discutir y, en definitiva, evolucionar y aprender. El ser humano lo es desde la genética, pero sobre todo desde la pertenencia a un grupo social organizado.

Aprendizaje= f (intercomunicación)

Entradas relacionadas

Un comentario en «Aprendizaje»

  1. Saludos y felicitaciones por tan preciosa lectura acerca del “aprendizaje”.Hoy en vigente que el profesor no es sólo por el conocimiento sino también por la experiencia; ésta es básica para compartir,transmitiendo,con los alumnos, un conocimiento no de los libros sino de la realidad concreta.Obviamente que su generalizacion requiere ciertos niveles de abstracción,para convertirlas en principios generales.Gracias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *