El proceso de aprendizaje cuando es positivo y productivo es como una espiral que se va desarrollando, como las galaxias, hacia afuera. Me gusta observar una galaxia como por ejemplo la M81 o la Andrómeda u otras …. con esas formas que parecen abrirse -hay quien piense que se cierran, es cuestión de cómo queremos o deseamos ver. Así concibo el proceso de aprendizaje, como una espiral que se abre, una espiral que “vuelve” al norte, pero en un nivel más amplio, donde la reposición de conocimientos, ha ido calando en nuestro ser, y de esa forma también transformándonos internamente.

Leer más

No sé porqué asociación de ideas, pero Lucas Mallada me ha llevado a Juan Rof Carballo, y rebusqué entre su obra …. hasta que encontré esto: “Si para que el hombre se desarrolle como una personalidad sana la primera de las necesidades que ha de ser satisfecha es su necesidad de amor (lo cual supone su necesidad de amar a los demás y su capacidad para desarrollar en uno mismo la capacidad de amar al prójimo), la finalidad primordial de la educación no será sencillamente la de formar un ser competitivo, preparado para la “lucha por la vida”, sino que ha de penetrar en un estrato más primario y profundo. En el cual la educación ha de cuidar ante todo del “arte de las relaciones humanas”, que no es otro que el arte de desarrollar en cada individuo sus “potencialidades para el amor”.

Leer más