Me voy a permitir comentar el Mundial de Futbol de Alemania 2006. Organizativamente, un gran mundial, infraestructuras extraordinarias, estadios llenos, parafernalia y propaganda a tope, seguridad también …. todo en su sitio, pero …. ¿no les pareció demasiado frío?. En mi humilde opinión de aficionado, no se ha visto realmente futbol. Se han visto automatismos, se han visto especialistas, se ha visto mucha agresividad y dureza, se han repetido los goles a balón parado, ha habido muchos sistemas y pocas individualidades, demasiados empates y a cero o a uno, pocos goles, demasiados partidos resueltos por esa lotería de los penalties. Para los tácticos habrá sido delicioso, para los que nos gusta el futbol ha sido un mal rollo. Una luna completa de mal rollo. Sólo los vendedores de “paja”, aquellos que viven de eso, de vender lo que no existe, nos han dicho que el Mundial no estuvo mal. Sin duda, puede ser peor, y lo será, casi seguro, el próximo.

Barcas.jpg

Mi opinión es que el sistema básico del futbol está agotado. Hoy en día los once del campo pueden ocupar con eficiencia germánica, solo solventada a base de faltas u otras variantes a “balón parado” las defensas de cada equipo. No hay espacios, y los genios son cada vez más escasos, y si los hay, no están en el área, sino que se mueven en el medio del campo en los enlaces. El sistema futbol está agotado, porque lleva muchos años sin cambiar. Nadie se atreve a cambiarlo. Se sigue jugando con las mismas reglas que hace cien años. La innovación brilla por su ausencia, porque es un mundo especulativo, no un mundo innovador. Es especulativo y hasta cierto punto, semi-mafioso. Se está muriendo de éxito. El futbol muere y, sin embargo, paradógicamente -o quizás no tanto- el dinero fluye en torno al mismo. Cada día más.

Si fuera fácil repetir al Barça del “dream team” o el actual, se haría, pero para ello se necesitan muchos palillos y algo de cultura …. grupal y mucha humildad. Por tanto, es mejor formar huestes bien uniformadas y especializadas para defender con “uñas y dientes” el territorio, para luego contraatacar.
De los semifinalistas, hemos visto una Alemania “desmelenada” y poniendo voluntad donde no tenía calidad, sonaba al “a por ellos” o a “coge el dinero y corre”. Hemos visto la Italia conservadora de siempre, con excepción -¿quizás por error?-, de la prórroga contra la anfitriona. Hemos visto un Portugal que se arrugó ante “los grandes”, capaz de sorprender al contraataque, pero no ofensivamente, cuestión que ha sido el valor de tres de los cuatro presentes en las semifinales, buenos para defender y contraatacar; malos para organizar y construir hacia adelante. Francia también. Otra vez, también en el campo, la especulación, la espera del fallo del adversario, el robo en el centro del campo, ante un “error” del otro, y el contraataque rápido. Defensas, defensas, defensas …… Los esquemas más arriesgados eran 4-4-2 y los normales 5-4-1 o 4-5-1, todos por detrás de la pelota. Si pusieran las piezas del futbolín de esa forma, se quedaría un sólo delantero ante cuatro defensas y dos medios defensivos y un portero. Muy desigual, ¿no creen?.

Por tanto, el sistema futbol es conservador y sigue como hace cien años; y los equipos se “adaptan” siguiendo pautas igualmente conservadoras y “resultistas” (“ganar aunque sea de penalty injusto en el minuto noventa”). Y los que mejor se adaptan, son semifinalistas. Los demás han de aprender las rutas de la conservación y practicarlas hasta el infinito.

Cuando algo está tanto tiempo sin cambiar, se corre el riesgo de querer cambiarlo todo de un plumazo, es decir, hacer un gran cambio. Si hay algun osado que se atreve, el gran cambio será también un gran fiasco. Porque las cosas han de evolucionar, modificarse y mejorarse continuamente, y eso es innovación. Cuando el futbol sea tan aburrido como su homónimo norteamericano, ya solo quedará la propaganda y los himnos -los sentimientos pasionales- para mantener el espectáculo y el buen hacer de los jugadores. Por cierto, lo de los himnos es cada vez más patriotero y solo exacerba las peores pasiones. Parece una batalla ….. ¡que tontería! ¡sólo es un juego!.

Entradas relacionadas

Un comentario en «Futbol e Innovación»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *